La AGENDA 2030 es un plan creado por la ONU para crear un sistema sostenible. Pero, ¿qué se esconde en la letra pequeña de todo esto?

LEER MÁS: Planean prohibir los vehículos para 2030 (VÍDEO)

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es una hoja de ruta para el progreso firmada por los Estados miembros de la ONU en 2015.

Involucra a toda la comunidad internacional, incluyendo a la propia Organización de las Naciones Unidas y sus agencias, así como otras entidades públicas y privadas como empresas, universidades o Gobiernos municipales y regionales.

La Agenda 2030 es la sucesora de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), firmados en 2000 también en el marco de la ONU y centrados en combatir la pobreza en los países en vías de desarrollo.

Sin embargo, los ODM tenían una vigencia de quince años, por lo que se hizo necesaria una actualización de cara a 2015.

Esta nueva agenda, la Agenda 2030, se negoció entre países, pero también incluyó consultas a actores sociales, académicos y ciudadanos anónimos.

Además, amplió los horizontes de los antiguos ODM: combinó su enfoque en erradicar la pobreza con la preocupación por el medioambiente, y se diseñó como una agenda universal, y no solo para países en desarrollo, bajo el lema “no dejar a nadie atrás”.

LEER MÁS: La ONU quiere salvar al menos ‘una parte’ del planeta

La nueva hoja de ruta se estructuró en diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) desgranados en un total de 169 metas concretas y cuantificados a través de 232 indicadores.

Así, por ejemplo, dentro del ODS1, “Fin de la pobreza”, la primera meta es erradicar la pobreza extrema, cuantificada en la proporción de población mundial que vive por debajo del umbral de pobreza.

Por último, la Agenda 2030 también incluye entre sus objetivos impulsar la cooperación internacional para lograr el resto de metas.

Además, el secretario general de la ONU promovió en 2019 una ambiciosa reforma de la organización para adecuarla a los retos de la Agenda 2030, priorizando apoyar a los países en desarrollo.

¿Cuál es la “Cara B”?

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas no es más que un plan para la esclavitud global de la humanidad bajo el control de las corporaciones.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, un grupo de personas se reunió bajo los augurios de los Federalistas del Mundo Unido (UWF) en Montreux, Suiza, para redactar un plan integral para un gobierno mundial.

Declararon inequívocamente que consideraban a las Naciones Unidas «impotentes … para detener el curso de la guerra».

Creían que el establecimiento de un gobierno federal mundial sería la única forma de traer paz a nuestro mundo.

Y muchos de ellos creían que sus seis principios podrían y serían incorporados a las Naciones Unidas y podrían transformarse en tal gobierno.

Casi setenta años después, en 2015, la ONU publicó un documento titulado “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Este documento es una corriente de conciencia de trivialidades piadosas sobre el cumplimiento de 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y, por lo tanto, la satisfacción de las “necesidades” más urgentes de la humanidad.

LEER MÁS: Jefe de la OMS alerta: “Prepárense para otra tragedia” 

Oficialmente apodada «Agenda 2030», la trama de la ONU, como sugiere su título completo, tiene como objetivo «transformar» el mundo.

El programa es un seguimiento del último plan de 15 años de la ONU, los difuntos “Objetivos de Desarrollo del Milenio” o ODM.

También encaja con la muy controvertida Agenda 21 de la ONU, e incluso incluye gran parte de la misma retórica y agenda.

Pero los objetivos combinados de la Agenda 2030 para lograr lo que eufemísticamente se llama «desarrollo sostenible» representan planes anteriores de la ONU más profundos.

En términos generales, el documento revela el plan de despoblar el 95% del mundo hacia el año 2030 para crear un Nuevo Orden Mundial.

“La despoblación debería ser la más alta prioridad de la política exterior hacia el tercer mundo, porque la economía de los Estados Unidos requerirá una cantidad cada vez mayor de minerales del extranjero, especialmente de los países menos desarrollados.” Dice el Informe Kissinger.

El “Gran Reinicio”

Para muchos, la ONU es una organización benévola que fomenta la cooperación y la paz internacional y que está dedicada a la preservación de la vida humana en donde quiera que surja un conflicto.

La realidad es que, a lo largo de su historia, la ONU ha sido usada como un aparato legitimador de la agenda sionista de la facción Rockefeller de la élite global, con sede en los EE.UU.

El plan de esta facción de la élite global es despoblar el mundo de manera directa usando como excusa la necesidad de reducir el impacto ambiental y mejorar la calidad de vida en el planeta.

“Esta Agenda es un plan de acción para las personas, el planeta y la prosperidad”, dice el preámbulo. «Todos los países y todas las partes interesadas, actuando en asociación colaborativa, implementarán este plan».

Burlonamente, el preámbulo incluso asevera que los objetivos de la ONU «liberarán a la raza humana de la tiranía de la pobreza» y «sanarán» el planeta o, como también se hace referencia al planeta en el documento, la «Madre Tierra».

Para la ONU, actualmente, se está progresando en muchos lugares, pero, en general, las medidas encaminadas a lograr los objetivos todavía no avanzan a la velocidad ni en la escala necesarias.

“El Nuevo Orden Mundial no puede suceder sin la participación de Estados Unidos, ya que somos el componente individual más importante. Sí, habrá un Nuevo Orden Mundial y obligará a Estados Unidos a cambiar sus percepciones”, declaro Henry Kissinger en 1994.

LEER MÁS: Un futuro incierto tras entrar el agua en Wall Street

Dado que quedan menos de diez años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en la Cumbre sobre los ODS celebrada en septiembre de 2019, los líderes mundiales solicitaron un decenio de acción y resultados en favor del desarrollo sostenible.

A su vez, prometieron movilizar la financiación, mejorar la aplicación a nivel nacional y reforzar las instituciones para lograr los Objetivos en la fecha prevista, el año 2030, sin dejar a nadie atrás.

Los principales globalistas como el exjefe de la OTAN Javier Solana, celebraron el plan, que la cumbre «aprobó» por unanimidad, como el próximo «Gran Salto Adelante».

El plan maestro se compone, como decíamos, de 17 ODS con 169 “metas” específicas que se impondrán a toda la humanidad, literalmente, toda ella, como el propio plan establece explícitamente.

“Al embarcarnos en este viaje colectivo, prometemos que nadie se quedará atrás”, se lee en el manifiesto de la ONU.

Estamos ante el amanecer de una nueva era “tecnocrática” que ha estado en el estante de la ONU durante varias décadas, esperando un evento desencadenante para que pueda implementarse.

El Desarrollo Sostenible, es el final de la élite global que quiere controlar todos los recursos de la tierra, incluidas las personas.

El “Gran Pánico de 2020” se ha convertido en un arma para crear el mayor golpe económico en la historia del mundo.

Estos artículos le encantarán:

¿Por qué creemos tanto en las teorías de la conspiración?

Crean una inteligencia artificial capaz de predecir el futuro

 

 

 

 

 

 

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter