Los secretos de los antiguos alquimistas han sido revelados en un notable hallazgo arqueológico descubierto en Israel

LEER MÁS: Textos describen cómo los gigantes se extinguieron

El sitio de Horvat Beter en Beer Sheva, en el sur de Israel, estaba siendo excavado hace varios años antes de una expansión de vecindario planificada cuando se hizo un descubrimiento notable.

Beersheba en Israel podría haber albergado el primer horno del mundo hace 6.500 años, según un estudio de la Universidad de Tel Aviv y la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Los resultados de la investigación arqueológica, publicados en el Journal of Archaeological Science, han descrito un antiguo taller para fundir mineral de cobre, descubierto en el barrio Neveh Noy de Beersheba, capital de la región desértica y semidesértica del Negev en el sur de Israel.

LEER MÁS: Nueva teoría sobre la destrucción de los mayas

El fascinante estudio, realizado por el profesor Erez Ben-Yosef, Dana Ackerfeld y Omri Yagel del Departamento de Arqueología y Civilizaciones del Antiguo Cercano Oriente Jacob M. Alkow en la Universidad de Tel Aviv, en conjunto con el Dr. Yael Abadi-Reiss, Talia Abulafia, y Dmitry Yegorov de la Autoridad de Antigüedades de Israel y el Dr. Yehudit Harlavan del Servicio Geológico de Israel, arroja luz sobre cuán avanzada técnica y socialmente estaba esa región en ese momento.

Los científicos afirman que su hallazgo prueba la teoría de que existía una élite en la sociedad de esa época que tenía experiencia y secretos profesionales, como cómo crear cobre.

Fragmentos de horno que cuentan una historia

El comienzo del estudio, publicado bajo el título “Encendiendo el horno: Nuevos conocimientos sobre las prácticas metalúrgicas en el Calcolítico Sur Levante de un taller de fundición de cobre recientemente descubierto en Horvat Beter (Israel)”, data originalmente de 2017.

En el momento en que se descubrió el taller por primera vez en la capital del Negev, se llamó a un equipo de excavación de emergencia de la Autoridad de Antigüedades de Israel para rescatar antigüedades con urgencia antes de que se expandiera un vecindario de Beersheba.

Talia Abulafia, directora de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades de Israel, fue citada diciendo:

“La excavación reveló evidencia de producción nacional del período Calcolítico, hace unos 6.500 años. Los hallazgos sorprendentes incluyen un pequeño taller para fundir cobre con fragmentos de un horno, una pequeña instalación hecha de estaño en la que se fundía mineral de cobre, así como una gran cantidad de escoria de cobre”.

Después de analizar los isótopos de los restos de mineral en el horno, se hizo evidente que el mineral había sido transportado a Neveh Noy desde Wadi Faynan, en la actual Jordania, a más de 100 km de Beersheba.

La metalurgia surgió en el sur de Oriente Medio en la segunda mitad del quinto milenio antes de Cristo y durante el “período calcolítico” del cuarto y tercer milenio antes de Cristo.

LEER MÁS: Ahora sabemos por qué a Nefertiti le falta un ojo

Durante el período Calcolítico (la palabra “calcolítico” proviene de las palabras griegas para “cobre” y “piedra”) en la metalurgia todavía se usaban herramientas de piedra.

Durante todo ese tiempo, cuando el cobre se refinó por primera vez, el proceso tecnológico innovador generalmente tuvo lugar lejos de las minas, sin ninguna razón obvia, aunque los investigadores han sugerido que esto se hizo para salvaguardar el secreto tecnológico.

“Es importante entender que la refinación de cobre era la alta tecnología de ese período. No había tecnología más sofisticada que esa en todo el mundo antiguo”, dice Erez Ben-Yosef.

Los científicos involucrados en el estudio creen que, aunque la sociedad en ese momento aún no estaba urbanizada, la nueva evidencia muestra que era jerárquica, y la posesión de una tecnología como la fundición de cobre le dio a uno una posición privilegiada.

Los objetos de cobre, dice el equipo, se hicieron principalmente con fines rituales y simbólicos y la piedra se utilizó para artículos de uso diario.

La Cultura Ghassulian

Mysterious 6,000-year-old star mural sees first daylight in Jerusalem | The Times of Israel

Según estudios arqueológicos en Israel, la tierra muestra evidencia de la influencia de la cultura Ghassulian, llamada así por el sitio arqueológico en Jordania, Tulaylât al-Ghassûl.

Abarcando la región desde el valle de Beersheba hasta el actual sur del Líbano, era conocido por sus logros artísticos y objetos rituales, como los objetos de cobre descubiertos en Nahal Mishmar.

Los habitantes alrededor de las minas de cobre comerciaban con miembros de la cultura Ghassulian de Beersheba.

Vendieron el mineral, pero no pudieron crear objetos de cobre refinado brillante, que fue refinado por expertos que tenían sus propias fórmulas secretas en los asentamientos a lo largo de Wadi Beersheba.

LEER MÁS: Este papiro revela cómo se hizo la Gran Pirámide

Los estudiantes de posgrado que probaron durante varios veranos intentaron usar hornos de Beersheba reconstruidos para replicar la producción de cobre antiguo, pero en junio de 2020, “entre los cierres de coronavirus”, el equipo finalmente pudo producir cobre utilizando los métodos de Beersheba durante un seminario para estudiantes de posgrado, dijo Ben -Yosef.

Explicó que, aunque en la primera etapa de la producción de cobre de la humanidad se usaban crisoles en lugar de hornos, en el taller de Neveh Noy descubierto por la Autoridad de Antigüedades de Israel, la tecnología se basaba en hornos reales.

“Esto proporciona una evidencia muy temprana del uso de hornos en metalurgia y plantea la posibilidad de que el horno se haya inventado en esta región”, agregó Ben-Yosef, reconociendo que el debate sobre los orígenes solo puede resolverse con descubrimientos futuros.

Vía: Sputnik News

Estos artículos le encantarán:

Los 10 mandamientos del “Nuevo Orden Mundial” en piedra

Descubren una pirámide de 28.000 años oculta en Indonesia

 

 

 

 

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter