El Permafrost de Siberia no deja de darnos sorpresas. Ahora, un oso de las cavernas de hace unos 30.000 años ha emergido a causa del deshielo

LEER MÁS: El permafrost despierta formas de vida ya extintas

Muy por encima del Círculo Polar Ártico se encuentra un grupo de islas siberianas remotas donde los comerciantes de marfil y los científicos desafían las temperaturas bajo cero para buscar criaturas extintas conservadas en el permafrost que se derrite.

Esas islas Lyakhovsky acaban de producir un hallazgo sin precedentes: un oso de las cavernas adulto perfectamente conservado, con la nariz, los dientes y los órganos internos aún intactos.

Los científicos creen que el oso de las cavernas murió hace entre 22.000 y 39.500 años. Su especie, Ursus spelaeus, vivió durante la última Edad de Hielo y luego se extinguió hace 15.000 años.

LEER MÁS: Hallan un cachorro conservado en el Permafrost

El cadáver fue descubierto por primera vez por pastores de renos, quienes luego alertaron a los investigadores de la Universidad Federal del Nordeste (NEFU) en Yakutsk, Rusia.

“Este es el primer y único hallazgo de su tipo: un cadáver de oso completo con tejidos blandos”, dijo la investigadora de NEFU, Lena Grigorieva, en un comunicado de prensa que anunciaba el hallazgo el lunes.

Hasta ahora, los científicos solo habían descubierto esqueletos de osos de las cavernas, nunca un espécimen completamente intacto.

El oso de las cavernas vivió hace 22.000 a 39.500 años

Los osos de las cavernas deambulaban mientras la mayor parte de Europa y Asia estaban cubiertas de glaciares, compartiendo el paisaje con mamuts, gatos dientes de sable y perezosos terrestres gigantes.

Las criaturas eran enormes: los machos podían pesar hasta 1 tonelada, que es muchisimo más pesado que los osos más grandes que viven hoy.

Greigorieva y sus colegas dijeron que, por ahora, la edad del oso es una estimación hasta que la datación por carbono pueda determinar una edad más precisa. También esperan estudiar el cadáver con más detalle y realizar un análisis genético.

Recientemente se encontró otro cadáver de oso de las cavernas, un cachorro, en Yakutia, Rusia, por lo que los científicos esperan comparar el ADN de los dos animales.

El deshielo del permafrost siberiano también ha dado lugar a otros descubrimientos.

A medida que el planeta se calienta, el permafrost siberiano, suelo que permanece congelado durante todo el año, comienza a descongelarse.

LEER MÁS: Cabeza de lobo de hace 40.000 años hallada en Siberia

A medida que se derrite, las criaturas de la Edad de Hielo sepultadas en su interior comienzan a ser desenterradas después de permanecer congeladas durante decenas de miles de años.

Las islas Lyakhovsky donde se encontró el oso están repletas de restos de mamut lanudo de la última Edad de Hielo.

El año pasado, los científicos descubrieron una cabeza de lobo cortada de 40.000 años, con pelaje, dientes, cerebro y tejido facial en las orillas de un río en Yakutia.

Otras criaturas antiguas que se encuentran en el hielo de Yakutia incluyen dos cachorros de león cavernario extintos y un potro de 42.000 años.

A medida que las temperaturas sigan aumentando, es probable que se encuentren más restos de animales ya extintos.

Vía: Business Insider

Estos artículos le encantarán:

El enigma de los caballos radiactivos de Chernóbil (VÍDEO)

El monstruoso avispón ‘asesino’ llega al continente americano

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter