Un estudio revela que la mitad del planeta Tierra aún se puede salvar del daño humano que se lleva generando durante décadas

LEER MÁS: Dicen saber cómo crear energía con plantas (VIDEO)

Simplemente no se puede negar el hecho de que los humanos han alterado, desarrollado y saqueado drásticamente gran parte del mundo natural para nuestros propios fines.

Pero, ¿qué parte de la superficie del planeta permanece libre de nuestra influencia a menudo maligna?

Si hiciéramos un mapa de la Tierra en busca de signos de la huella de la humanidad en los paisajes, ¿qué parte de la superficie terrestre encontraríamos que no había sido construida en las ciudades, extraída para obtener recursos o arrasada para cultivar, en lugar de quedar sola? un estado inalterado?

LEER MÁS: Estructura encontrada cerca del núcleo de la Tierra

En un nuevo estudio, los científicos compararon cifras de cuatro conjuntos diferentes de datos espaciales para responder a esta pregunta.

Si bien cada uno de los conjuntos de datos utiliza diferentes tipos de metodologías y sistemas de clasificación, en promedio, los investigadores dicen que aproximadamente la mitad (48 a 56 por ciento) de la tierra del mundo muestra una influencia ‘baja’ de los humanos.

“Aunque los usos de la tierra humana amenazan cada vez más los hábitats naturales restantes de la Tierra, especialmente en áreas más cálidas y más hospitalarias, casi la mitad de la Tierra aún permanece en áreas sin uso intensivo a gran escala”, dice el científico ambiental Erle Ellis de la Universidad de Maryland-Condado de Baltimore.

Salvar la Mitad de la Tierra

Arriba:  Áreas de bajo impacto humano (verde), con púrpura que muestra áreas de mayor impacto.

Si bien las cifras pueden inspirar a muchos, destacando la gran extensión de tierras significativamente vírgenes que aún pueden protegerse mediante medidas de conservación, el estudio también sirve para ilustrar cuánto de la Tierra ya ha sido ocupada y utilizada por la empresa humana.

Tal como están las cosas, solo alrededor de una cuarta parte (20 a 34 por ciento) de la superficie terrestre libre de hielo del planeta muestra signos ‘muy bajos’ de influencia humana, dicen los investigadores, y las partes del planeta que hemos dejado solas hasta ahora constituyen algunos de los lugares menos habitables de la Tierra.

Desde mitigar los impactos del cambio climático hasta reciclar nutrientes y proporcionar aire fresco, la tierra virgen con ecosistemas en pleno funcionamiento juega un papel indispensable para nuestra capacidad de existir en este planeta.

“Gran parte de las partes del planeta de muy baja y baja influencia se componen de paisajes fríos (p. Ej., Bosques boreales, praderas montañosas y tundra) o áridos (p. Ej., Desiertos)”, escriben los autores en su artículo.

“Más preocupante, <1 por ciento de los pastizales templados, los bosques tropicales de coníferas y los bosques secos tropicales tienen una influencia humana muy baja en la mayoría de los conjuntos de datos, y los pastizales tropicales, manglares y pastizales montanos también tienen <1 por ciento de la tierra identificada como de muy baja influencia en todos los conjuntos de datos “.

En otras palabras, ya sea a través de la urbanización, la silvicultura, la agricultura u otros medios, los humanos han ejercido la mayor influencia en paisajes biodiversos que presentaron oportunidades maduras y fáciles para las necesidades humanas inmediatas.

En contraste, los desiertos sofocantes en los lugares más cálidos del mundo, o los páramos congelados en sus climas más fríos, han sido ignorados.

No obstante, los investigadores dicen que los resultados mostrados aquí nos dan un marcador claro y fuerte que podemos usar para ayudar a enmarcar los esfuerzos de conservación existentes y futuros.

Así evitan invasiones en áreas existentes de bajo impacto, mientras que simultáneamente recuperamos áreas para la conservación en tierras que ya han sido explotado demasiado

“Nuestros hallazgos sugieren que menos del 50 por ciento de la superficie terrestre del planeta experimenta una baja influencia humana”, explican los investigadores.

“Como consecuencia, es posible lograr llamativos llamamientos globales para conservar proactivamente al menos el 50 por ciento del planeta terrestre”, conluyen.

El estudio se realizó para ayudar a informar a la Convención de este año sobre la Diversidad Biológica en China – un encuentro que ha sido pospuesta debido a la COVID-19 pandemia.

Dado el SARS-CoV-2 del virus tras el brote se piensa en gran parte a ser un patógeno zoonótico que se extendió a los seres humanos de los animales, el aplazamiento es sólo otro ejemplo de cómo la presión de estos problemas de conservación es, dice el equipo.

LEER MÁS: Los Colosos de Memnon: Las estatuas que “cantan”

“El riesgo humano para enfermedades como COVID-19 podría reducirse deteniendo el comercio y la venta de vida silvestre y minimizando la intrusión humana en áreas silvestres”, dice el investigador Andrew Jacobson del Catawba College en Carolina del Norte.

Además de protegernos de los agentes patógenos, debemos actuar rápido si queremos proteger o restaurar tierras que hasta ahora han sido dañadas por manos humanas.

Según los investigadores, solo alrededor del 15 por ciento del planeta está bajo algún tipo de protección ambiental, y los ecosistemas intactos fuera de esos lugares se están erosionando rápidamente.

Existe la posibilidad, en este preciso instante, de dibujar una línea en la arena y decir “no más”.

“La conclusión alentadora de este estudio es que, si actuamos rápida y decisivamente, hay una ventana delgada en la que aún podemos conservar aproximadamente la mitad de la tierra de la Tierra en un estado relativamente intacto”, dice Jason Riggio de UC Davis, autor principal del estudio.

Vía: Global Change Biology

Estos artículos le encantarán:

Emerge un nuevo agujero de ozono en el Ártico (VÍDEO)

Insólitos sonidos y luces en el cielo están ‘sanando’ el planeta

 

 

 

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter