Las enormes estatuas egipcias de Memnon, son dos colosos de piedra que representan al faraón Amenhotep III, cuya leyenda dice que “cantan”

LEER MÁS: El monumento Maya más grande bajo México (VIDEO)

Los Colosos de Memnon son dos gigantescas estatuas de piedra que representan al faraón Amenhotep III, quien reinó el antiguo Egipto durante la dinastía XVIII.

Estas estatuas fueron talladas en enormes bloques de arenisca de cuarcita que, a su vez, fueron extraídos de una cantera en El-Gabal el-Ahmar.

Fueron transportados, de manera increíble, a lo largo de 675 kilómetros hasta ser colocados en su ubicación actual, en la necrópolis tebana. Lugar que con el tiempo fue conocido de modo generalizado como el Memnonio.

Tan imponentes estatuas egipcias han permanecido en la necrópolis tebana, al oeste del río Nilo durante los últimos 3.400 años, desde el año 1350 a. C.

Las dos gigantescas estatuas gemelas, de 18 metros de altura cada una, representan al faraón Amenhotep III y fueron posicionadas frente al Nilo, mirando al este y al amanecer.

Su propósito era guardar y vigilar la entrada al templo conmemorativo de Amenhotep (o templo mortuorio): un centro de culto masivo construido durante la vida del faraón, donde fue adorado como dios sobre la tierra antes y después de su partida de este mundo.

LEER MÁS: Hallan una momia de 3.600 años en Luxor (VIDEO)

Parece que en un principio ambos colosos eran exactamente iguales, a diferencia de ahora, que no lo son como resultado de una restauración emprendida en tiempos de los romanos.

Cuentan las leyendas que en el año 27 a.C. un terremoto derribó gran parte del conocido como coloso norte. A partir de entonces, el otro comenzó a «cantar» cada mañana al amanecer.

Un curioso hecho que incluso fue registrado por los historiadores y geógrafos griegos Estrabón y Pausanias, quienes relataron que aquel sonido era muy parecido a un golpe y muy semejante, también, al ruido que produce la cuerda de una lira al romperse.

Estrabón es el que nos da la primera mención de este hecho en la literatura histórica, asegurando, asimismo, haber sido testigo del fenómeno durante su visita al lugar, alrededor del año 20 a.C.

La leyenda de los colosos

Como resultado de ello, la leyenda se propagó de modo viral. Tanto que incluso varios emperadores romanos quisieron ver y oír, por sí mismos, el misterioso fenómeno. La última mención fiable de tales sonidos data del año 196 d. C.

La reconstrucción romana que tuvo lugar aproximadamente en el año 199 d. C. parece que logró acallar los misteriosos sonidos, supuestamente emitidos por el coloso sur, puesto que ya no volvieron a ser escuchados nunca más.

Se han señalado dos tipos de explicaciones para los sonidos de la estatua. Estrabón indicó que, aunque proviniese del pedestal o fuera debido a personas que caminaran por su base, lo cierto es que no había podido determinar su origen.

Ninguna de ambas posibilidades –ni la natural, ni la que afirma que eran producidos por el hombre–, han podido ser comprobadas jamás.

LEER MÁS: Una ruta de los vikingos oculta durante siglos (VIDEO)

En el caso de que se tratara de un fenómeno natural probablemente fuese provocado por cambios de temperatura y por la evaporación del agua que, al pasar a través de las fisuras, habría producido aquellos misteriosos sonidos.

Por el contrario, si detrás del fenómeno se encontraba la mano del hombre, no se explica por qué los sonidos cesaron después de la reconstrucción romana.

Durante los siglos XVIII y XIX, se recogieron algunos testimonios de viajeros que afirmaban haber vuelto a escuchar los extraños sonidos, aunque ninguno de dichos informes resultó ser totalmente convincente.

Vía: Ufo-Spain Magazine

Estos artículos le encantarán:

Encuentran en Egipto una Tumba de 4.000 años intacta (VIDEO)

Encuentran la tumba del bíblico ‘José’ en Egipto (VIDEO)

 

 

 

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter