En el año 1110 nuestro satélite, la Luna, desapareció de repente dejando a la humanidad realmente aterrada en plena Era Medieval

LEER MÁS: NASA descubre un enorme lago en el volcán Kilahuea

Según atestiguó un escritor de la Inglaterra de entonces en un manuscrito, el año 1110 fue un año espantoso.

Las lluvias torrenciales destrozaron los cultivos, el hambre afligió a gran parte de la población y en la noche del 5 de mayo, la Luna desapareció completamente del cielo.

¿Qué fue lo que hizo que la Luna no se viera esa noche? No fueron las nubes, ya que el propio escritor describía cómo las estrellas brillaban.

Ahora, los científicos conocen la razón de por qué la Luna se esfumó de repente ante la atónita mirada de quienes presenciaron este fenómeno.

Un equipo de expertos interesados por conocer el motivo por el que la Luna dejó de verse en esa noche, comenzó a examinar en 2016 los anillos de los árboles, núcleos de hielo y archivos históricos.

LEER MÁS: Rastros de una antigua selva tropical en la Antártida

Tras realizar esta investigación, publicó sus conclusiones en un artículo en la revista Scientific Reports.

Examinando los núcleos de hielo de Groenlandia y la Antártida, descubrieron cómo era el clima global en aquella época y qué partículas flotaban en la atmósfera.

Se dieron cuenta que había habido un aumento de aerosoles de sulfato en ambos núcleos entre el año 1108 y el año 1110, muestra de que había entrado un volcán en erupción recientemente.

Los anillos de los árboles proporcionaron más evidencias sobre que en esos años había habido actividad volcánica.

Los anillos modifican su espesor según los patrones climáticos, y los árboles que datan del mismo período mostraron que 1109 había sido un año extrañamente frío y húmedo.

¿Fue a causa de un volcán?

Relatos narrativos de la época que leyeron los científicos contaban que se perdieron muchos cultivos, que la hambruna acometió a las personas y que el clima era ciertamente insólito.

El estadista japonés Fujiwara no Munetada escribió en su diario Chūyūki que la erupción del Monte Asama, situado en el centro de Japón, comenzó a finales de agosto de 1108, y duró hasta octubre de ese mismo año.

Esa erupción dejó a los campos cercanos no aptos para el cultivo y podría haber llegado a cubrir Europa con un manto de humo, según lo que han reconocido los científicos.

A esto se le sumó otra erupción incógnita que hubo en el año 1108 en algún lugar del hemisferio sur, y posiblemente alguna que otra más que los expertos aún no han descubierto.

Los eclipses lunares totales más oscuros registrados desde el año 1600 se han relacionado con erupciones volcánicas importantes, y la idea de que el eclipse que ocurrió en mayo de 1110 está conectado con la actividad volcánica surgió con facilidad para los científicos.

LEER MÁS: Hallan el antepasado de todos los animales de la Tierra

La desaparición de la Luna en aquella época llamó la atención de los astrónomos, y por ello los expertos comenzaron investigar su causa.

Las erupciones «olvidadas» de los años 1108-1110 pudieron afectar notablemente a la sociedad de la época

Las fuentes de las erupciones son desconocidas aún a día de hoy, pero la actividad volcánica es la mejor respuesta que podemos darle a por qué desapareció la Luna del cielo.

Las erupciones volcánicas que ocurrieron en ese tiempo apenas fueron reportadas por los historiadores, pero todo parece indicar que tuvieron mucho que ver con las penurias por las que pasó la población en aquel entonces.

Estos artículos le encantarán:

Reptiles con forma de pájaro han sido encontrados en África

Encuentran el fragmento de un continente perdido en Canadá

 

 

 

 

 

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter