Son muchos los movimientos geopolíticos que se están produciendo a causa de la pandemia. La ‘Nueva Normalidad’ podría tratarse del Nuevo Orden Mundial

LEER MÁS: El nuevo algoritmo de Google censura millones de webs

Los líderes políticos mundiales, así como las grandes corporaciones y analistas geopolíticos están observando los grandes cambios que están apareciendo.

Mientras un ojo lo tienen puesto en los acontecimientos actuales, el otro lo tienen puesto en la crisis que generará este virus como legado.

Ideologías políticas, éticas y religiosas quedarán destruidas o sometidas a juicio de toda la población mundial.

“Muchas certezas y creencias desaparecerán. Muchas cosas que pensábamos imposibles están pasando”, ha dicho Macron en Francia.

“El día después de la victoria no habrá un regreso al día anterior, seremos moralmente más fuertes”, atestiguaba el presidente.

Macron ha prometido comenzar su respuesta con una fuerte inversión en salud. Varios diputados macronistas ya han comenzado a elaborar una página web llamada Jour d’Après (el día de mañana).

En Alemania, el exministro de Asuntos Axteriores socialdemócrata Sigmar Gabriel ha lamentado que “hayamos minusvalorado el papel del Estado durante 30 años”, y predice que la generación por venir será mucho menos ingenua respecto a la globalización.

LEER MÁS: Jungkook y las teorías Illuminati de la banda BTS

En Italia, el ex primer ministro Mateo Renzi ha citado ya una comisión oficial sobre el futuro, mientras en Hong Kong alguien ha pintado un grafiti en el que se lee: “No puede haber retorno a la normalidad porque la normalidad era el problema de origen”.

Henry Kissinger, que fue Secretario de Estado de la Administración Nixon, cree que los gobernantes deben empezar a prepararse para la transición a un orden mundial nuevo tras esta crisis.

Antonio Guterrres, secretario General de Naciones Unidas, dijo lo siguiente: “La relación entre las principales potencias nunca ha sido tan disfuncional. La Covid-19 muestra dramáticamente, que, o nos unimos, o podemos ser derrotados”.

La estratagema por el liderazgo mundial

El debate en los institutos de análisis no atiende en este momento sobre la cooperación sino sobre quien se hará con el liderazgo global después del virus: China o Estados Unidos. En Reino Unido, el debate persevera varado en una cierta incertidumbre.

En Europa, Estados Unidos y Asia el debate se amplía. Puede que la vida pública esté paralizada, pero el debate público se acelera.

Todo es debatible: el modo en que se expone la fragilidad de un mundo globalizado, el futuro de la Unión Europea o las ventajas inherentes al autoritarismo.

Es como si la pandemia se hubiera convertido en una competición por el liderazgo global, en el que los países que capaces de responder a la crisis con mayor efectividad vayan a ser los que resulten beneficiados.

LEER MÁS: Miles de personas tienen sueños extraños estos días

Los diplomáticos, que siguen trabajando desde delegaciones vacías, se mantienen ocupados defendiendo la gestión de la crisis de sus propios gobiernos y suelen sentirse ofendidos por las críticas.

El think-tank Crisis Group, al analizar el modo en que el virus va a cambiar permanentemente la política internacional, sugiere: “Por ahora podemos discernir dos narrativas encontradas que emergen sobre el resto”.

“Una en la que la lección dice que los países deberían cooperar para derrotar al Covid-19, y otra en la que los países deben mantenerse a distancia para protegerse del virus”,señalan.

¿China será la primera potencia mundial?

Se predice que China será la primera potencia mundial. Y sí. China ya gana de corrido. Cree que ha logrado reposicionarse de culpable a salvadora del mundo.

Una nueva y más asertiva generación de jóvenes diplomáticos chinos se ha lanzado a las redes sociales para defender la superioridad de su país.

Michel Duclos, exembajador de Francia, ha acusado a China de “intentar capitalizar su ‘victoria sobre el virus’ para promover las bondades de su sistema político. Se trata de una guerra fría no declarada que llevaba tiempo fermentando y muestra su faz verdadera a la dura luz del Covid-19”.

Stephen Walt, teórico de las relaciones internacionales de la Universidad de Harvard, cree que China podría tener éxito.

Muchos en la izquierda europea, entre ellos el filósofo esloveno Slavoj Žižek, temen también un contagio del autoritarismo y predicen que llegará a occidente “una nueva barbarie de cara humana -medidas despiadadas encaminadas a la supervivencia, aplicadas con una mezcla de arrepentimiento y simpatía, pero legitimadas por las opiniones de los expertos”.

Y desde otro punto de vista, Shivshankar Menon, profesor de la Universidad Ashoka en India, dice que “hasta ahora. la experiencia muestra que los autoritarios y populistas no gestionan mejor la pandemia”.

“Al contrario, los países que respondieron antes y mejor a la pandemia fueron Corea y Taiwán, democracias, y no los gobernados por líderes populistas y autoritarios”

LEER MÁS: Físico alega que vivimos en un universo paralelo

Corea del Sur, mientras tanto, se vende como la potencia democrática que, en contraste con China, ha gestionado mejor la crisis. Su prensa está repleta de artículos sobre cómo Alemania sigue su modelo de pruebas masivas a la población.

Pero Corea del Sur, una economía orientada a la exportación, también enfrenta dificultades a largo plazo si la pandemia fuerza a occidente, como predice el Nobel Joseph Stiglitz, a reevaluar en su conjunto la cadena logística global.

Argumenta que la pandemia ha puesto de manifiesto los problemas de concentrar la producción de suministros médicos.

Un Nuevo Orden Mundial

Lo impredecible del nuevo orden mundial. - Andy Stalman

Mientras la crisis del coronavirus sigue manteniendo paralizado a todo el mundo, son muchos los que señalan esto como el comienzo del Nuevo Orden Mundial.

Un orden geopolítico establecido para controlar a la población global estaría dando sus primeras señales.

La idea del Nuevo Orden Mundial es un clásico entre las teorías de la conspiración. Una élite Illuminati que dominaría el mundo en la sombra.

Y los nuevos acontecimientos no han hecho más que avivar la llama que ya llevaba prendida mucho tiempo.

Puede que el tiempo le dé la razón, pero por el momento estamos pudiendo observar grandes cambios. Queda un mundo por ganar, o por perder…

Estos artículos le encantarán:

Suben las ventas de dióxido de cloro para ‘curar’ el coronavirus

“Puerta” se reabre en Antártida avivando teorías terraplanistas

 

 

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter