Un carguero dragón no tripulado de SpaceX llegó a la Tierra hace dos días con valiosos experimentos científicos realizados en el espacio

Una nave de carga no tripulada Dragon de SpaceX amerizó en el Océano Pacífico a las 18.50 UTC del 7 de abril, a unos 450 kilómetros de la costa de California.

El carguero llegó con más de 1.800 kilos de valiosos experimentos científicos y otra carga, procedentes de la Estación Espacial Internacional.

Entre las exploraciones científicas que Dragon ha reintegrado a la Tierra desde la base orbital, se incluye BioNutrients, que manifiesta una tecnología que permite la elaboración a demanda de los nutrientes precisos durante las misiones espaciales de larga duración.

 

 

Un tercer prototipo del cohete Starship de SpaceX explota

Insólitos sonidos y luces en el cielo están ‘sanando’ el planeta

 

 

 

Si bien está diseñado para el espacio, este sistema también podría ayudar a suministrar nutrición a las personas en zoanas remotas de nuestro planeta, según la NASA.

Además, figura el BFF (BioFabrication Facility) que pretende dar los primeros pasos hacia la impresión de órganos y tejidos humanos en microgravedad.

El complejo también podría ayudar a cuidar la salud de las tripulaciones en misiones de exploración del espacio profundo a través de la producción de alimentos y productos farmacéuticos.

Experimentos de ‘ciencia ficción’

Otro experimento devuelto a la Tierra es el EHTs (Engineered Heart Tissues), que examina cómo funciona el tejido cardíaco humano en el espacio.

Esgrime tejidos 3D únicos hechos de células cardíacas procedentes de células madre pluripotentes estimuladas por humanos (hiPSC), sustancialmente células madre adultas.

Los científicos esperan divergencias significativas en la función, estructura y expresión génica entre EHT en microgravedad y aquellos en el terreno.

Comprender estas diferencias podría ayudarlos a hallar formas de prevenir o aminorar cambios ambiguos en futuras misiones de larga duración.

También, muestras de la investigación de biopelículas espaciales, un trabajo que examina especies microbianas y su formación de biopelículas, han regresado con la nave.

Las biopelículas son recopilaciones de uno o más tipos de microorganismos, incluidas hongos, bacterias y protistas, que progresan en superficies húmedas.

Un mejor control de las biopelículas ayudaría a proteger las naves espaciales tripuladas y salvaguardar la salud y la seguridad de los miembros de la tripulación, además de ayudar a prevenir la introducción de microbios terrestres a los cuerpos planetarios.

Fuente: NASA

Estos artículos le encantarán:

La formación de SpaceX podría ocultar asteroides asesinos

NASA muestra su base para hospedar humanos en la Luna

 

 

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter