¿Es posible que los animales de todo el mundo se estén comportando de modo extraño tras la pandemia del COVID-2019? Aquí algunos ejemplos

Desde que el primer caso se informara en 2019 a la OMS en Wuhan, China, el virus innombrable se ha cobrado la vida de más de 18.000 personas y los científicos están intentando identificar su origen.

En febrero, científicos chinos sugirieron, sobre la base de análisis genéticos, que el pangolín era el principal sospechoso.

Pero los investigadores que revisaron esos datos, junto con otros tres estudios sobre el genoma del coronavirus de pangolín dijeron que, aunque el animal sigue siendo un contendiente, el misterio está lejos de resolverse.

Las organizaciones gubernamentales de salud pública quieren precisar la fuente del virus para poder parar la pandemia.

Los científicos suponen que el patógeno saltó a las personas de un animal, como se ha visto con otros virus; por ejemplo, se cree que el virus que provocó el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) saltó a los humanos desde las civetas en 2002.

 

 

 

¿Una pandemia por el Covid-19 podrá acabar con la humanidad?

España se prepara para lo peor tras ampliar la cuarentena (VIDEO)

 

 

 

Docenas de personas infectadas al comienzo de la actual pandemia trabajaron en un mercado de animales vivos en la ciudad china de Wuhan, pero las pruebas de muestras de coronavirus encontradas en el mercado aún no han identificado una fuente.

Y esto nos lleva a la siguiente cuestión: ¿las mascotas pueden propagar el nuevo coronavirus a los humanos?

Según organizaciones como la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA) y la Organización Mundial de Sanidad Animal, en este momento, no existe evidencia de que animales como perros y gatos se enfermen por este virus.

Y recuerdan que los virus a veces pueden infectar una especie, pero no causar enfermedad en esa especie, ni volverse transmisibles a otras.

Sin embargo, ya están habiendo las primeras muertes de perros infectados confirmados por coronavirus.

Pero ahora, tres de los países más afectados por la pandemia también están habiendo un extraño comportamiento animal entre pájaros y monos.

Extraños comportamientos de animales

Si bien la sobrepoblación de monos Rhesus ha sido un problema en muchos países, Tailandia está siendo afectada dramáticamente porque muchos de ellos son alimentados por turistas.

El coronavirus ha excluido completamente a los visitantes, lo que resulta en bandas de monos hambrientos que atacan a los ciudadanos, automóviles, autobuses y casas.

Un video publicado en las redes sociales muestra cuán grandes y agresivos pueden ser estos monos.

En la provincia de Lopburi los monos están protegidos porque alberga el antiguo templo Prang Sam Yod.

Como resultado, los monos están fuera de control y se han convertido en un enemigo inesperado.

En España, uno de los países europeos más afectado por el coronavirus, son grandes bandadas de palomas que están atacando a las personas, especialmente a aquellas que llevan bolsas de comida y carros de la compra.

Y en pueblos de montaña los lobos se adentrar durante la solitud de la noche. Pero, una de las imágenes más sorprendentes es la de un oso paseándose tranquilamente por la calle de una pequeña localidad de Asturias.

Al igual que con los monos de Tailandia, las personas son generalmente las culpables de alimentar a las palomas en los grandes parques y plazas, y la ausencia de personas en los pueblos hace que los animales salvajes vaguen tranquilamente por las calles.

Lo que está por venir

Y mientras Japón ha pospuesto los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 a 2021 por el coronavirus, los ciervos en el Parque de Nara, en la ciudad de Nara, Japón, están luchando por la falta de alimento.

Nuevamente, se culpa a los turistas que compran galletas de arroz para alimentar a los ciervos Sika del parque, que están invadiendo el país.

Sin turistas y calles vacías de humanos, los ciervos Sika abandonan el parque y se dirigen a la ciudad.

Si bien no están atacando directamente a los humanos como los monos y las palomas, están matando a los humanos de otra manera: mediante accidentes de tráfico.

Los ciervos hambrientos y voraces también comen en jardines, granjas y plantas al aire libre.

Esto inevitablemente será una mala noticia para los ciervos, que serán asesinados por el tráfico, por cazadores autorizados o el hambre, y para las personas que tienen que deshacerse de ellos o lidiar con los cadáveres en descomposición.

Muchas personas dicen que el virus está cambiando el mundo en el que vivimos y que ya nada será lo mismo.

Y esto es lo que está pasando con los animales como los monos, palomas, ciervos y otras criaturas que se ven obligados a tomar medidas desesperadas solo para alimentarse.

Pero también hay quien cree que la Madre Naturaleza está recuperando lo que los humanos le robaron.

Por lo que ha decido “mandar” un virus para acabar con la sobrepoblación y permitir que las criaturas originarias de la Tierra regresen a sus hábitats naturales.

La verdad es que esta última teoría es una posibilidad. ¿Qué opinas sobre los extraños comportamientos de animales?

Vía: Mundo Esotérico Paranormal

Estos artículos le encantarán:

Oncólogos están entrenando lombrices para ‘oler’ el cáncer

Hallan la cabeza de un tiburón de hace 330 millones de años

 

 

 

 

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter