Un equipo de científicos ha descubierto el primer animal que no necesita oxígeno para sobrevivir y su aspecto es de lo más ‘alienígena’

Algunas verdades sobre el Universo y nuestra experiencia en él parecen inmutables, como que nada viaja más rápido que la luz o que la vida necesita oxígeno.

Pero esto último podríamos empezar a desplantarlo después del último descubrimiento llevado a cabo por un equipo de científicos.

Acaban de descubrir que un parásito parecido a una medusa no tiene un genoma mitocondrial, el primer organismo multicelular que se sabe que tiene esta ausencia.

Esto quiere decir que este parásito no respira; de hecho, vive su vida completamente libre de dependencia de oxígeno.

Este descubrimiento no solo está cambiando nuestra comprensión de cómo puede funcionar la vida aquí en la Tierra, sino que también podría tener implicaciones para la búsqueda de vida extraterrestre.

 

 

Construyen el “motor espacial” que nos llevará a otros mundos (VÍDEO)

La NASA está buscando nuevos astronautas y podría ser usted (VÍDEO)

 

 

 

 

La vida comenzó a desarrollar la capacidad de metabolizar el oxígeno, es decir, respirar, en algún momento hace más de 1.450 millones de años.

Esa relación simbiótica dio como resultado que los dos organismos evolucionaran juntos, y finalmente esas bacterias instaladas dentro se convirtieron en orgánulos llamados mitocondrias.

Todas las células de su cuerpo, excepto los glóbulos rojos, tienen grandes cantidades de mitocondrias, que son esenciales para el proceso de respiración.

Descomponen el oxígeno para producir una molécula llamada trifosfato de adenosina, que los organismos multicelulares usan para impulsar los procesos celulares.

Encontrar vida extraterrestre es más probable

Sabemos que hay adaptaciones que permiten que algunos organismos prosperen en condiciones bajas en oxígeno o hipoxias.

Algunos organismos unicelulares han desarrollado orgánulos relacionados con las mitocondrias para el metabolismo anaeróbico.

Pero la posibilidad de organismos multicelulares exclusivamente anaerobios ha sido objeto de algún debate científico.

Es decir, hasta que un equipo de investigadores dirigido por Dayana Yahalomi de la Universidad de Tel Aviv en Israel decidió volver a examinar un parásito común del salmón llamado Henneguya salminicola.

Es un cnidario, que pertenece al mismo filo que los corales, medusas y anémonas.

Aunque los quistes que crea en la carne del pez son antiestéticos, los parásitos no son dañinos y vivirán con el salmón durante todo su ciclo de vida.

Escondido dentro de su huésped, el pequeño cnidario puede sobrevivir a condiciones bastante hipóxicas.

Pero es difícil saber exactamente cómo lo hace sin mirar el ADN de la criatura, así que eso fue lo que hicieron los investigadores.

Utilizaron secuenciación profunda y microscopía de fluorescencia para realizar un estudio minucioso de H. salminicola y descubrieron que había perdido su genoma mitocondrial.

Además, también ha perdido la capacidad de respiración aeróbica y casi todos los genes nucleares involucrados en la transcripción y replicación de las mitocondrias.

Al igual que los organismos unicelulares, había desarrollado organelos relacionados con las mitocondrias, pero estos también son inusuales: tienen pliegues en la membrana interna que generalmente no se ven.

La misma secuencia y métodos microscópicos en un parásito de peces cnidarios estrechamente relacionado, Myxobolus squamalis, se utilizó como control y mostró claramente un genoma mitocondrial.

Estos resultados muestran que aquí, por fin, hay un organismo multicelular que no necesita oxígeno para sobrevivir.

Parásitos ‘extraterrestres’ en el salmón

Exactamente cómo sobrevive sigue siendo un misterio. Podría estar extrayendo adenosina trifosfato de su huésped, pero eso aún no se ha determinado.

Pero la pérdida es bastante consistente con una tendencia general en estas criaturas, una de simplificación genética.

Durante muchos, muchos años, básicamente se han convertido de un antepasado de medusa de vida libre en el parásito mucho más simple que vemos hoy.

Han perdido la mayor parte del genoma original de las medusas, pero conservan, curiosamente, una estructura compleja que se asemeja a las células punzantes de las medusas.

No los usan para picar, sino para aferrarse a sus anfitriones: una adaptación evolutiva de las necesidades de las medusas de vida libre a las del parásito.

El descubrimiento podría ayudar a las pesquerías a adaptar sus estrategias para lidiar con el parásito; Aunque es inofensivo para los humanos, nadie quiere comprar salmón plagado de pequeñas medusas extrañas.

No obstante, éste es un gran descubrimiento por ayudarnos a comprender cómo funciona la vida y romper algunos mitos inalterables.

“Nuestro descubrimiento confirma que la adaptación a un entorno anaeróbico no es exclusiva de los eucariotas unicelulares, sino que también ha evolucionado en un animal parasitario multicelular”, escribieron los investigadores en su artículo.

“Por lo tanto, H. salminicola ofrece una oportunidad para comprender la transición evolutiva de un metabolismo aeróbico a uno anaeróbico exclusivo”.

Fuente: PNAS

Estos artículos le encantarán:

La Bóveda de Semillas del ‘Día del Juicio Final’ se abastece de provisiones

Misteriosa estructura hallada en el fondo del Atlántico (VÍDEO)

 

 


Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter