La rápida propagación del coronavirus por China y los diferentes países del mundo está preocupando seriamente a la Organización Mundial de la Salud

Sigue aumentando la cifra de fallecidos e infectados por coronavirus en China y en todo el mundo y las alarmas sanitarias se disparan inexorablemente.

Estados Unidos, Reino Unido, España y otros países quieren repatriar lo antes posible a sus conciudadanos “recluidos” en Wuhan y otras ciudades de China.

El coronavirus se extiende como una epidemia por el gigante asiático. Si hace tres días eran 54 muertos y 2.000 afectados, ahora ya son 154 muertos y más de 6.000 infectados por el virus.

La comunidad científica en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya trabajan para declarar el estado de emergencia sanitaria mundial.

Y mientras los científicos siguen buscando una vacuna para erradicar esta preocupante pandemia, son millones de ciudadanos los que se encuentran ‘recluidos’ en sus casas.

Y se construyen a contrarreloj dos hospitales: Uno en Wuhan, epicentro de la propagación vírica, y otro en Pekín.

La ciudad de Wuhan es un desierto

 

Resultado de imagen de wuhan city no people

Wuhan es la capital de la provincia de Hubei y la ciudad más poblada en la zona central de la República Popular China.

Está localizada en la confluencia de los ríos Yangtsé y Han y habitan más de 11 millones de habitantes en un radio de 3.500 km cuadrados aproximádadmente.

Ahora, Wuhan es un desierto sin vida. Los que no han huido presos del pánico, se encuentran recluidos en sus casas o en hospitales.

Los robos y los motines no se han hecho esperar y las mascarillas se han agotado en las farmacias.

Solo se suministran cinco mascarillas por persona al día y el precio de éstas se ha disparado. Además, las provisiones en la ciudad se están agotando rápidamente.

Los accesos a la ciudad y a otras metrópolis como Pekín, si bien no están cerrados por completo, son extremadamente reducidos.

La OMS se reunirá para evaluar la amenaza

El jefe de la Organización Mundial de la Salud tuiteó el miércoles que el grupo se volverá a reunir para decidir “si el brote actual constituye una emergencia de salud pública de interés internacional”.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, escribió que la transmisión de persona a persona en tres países fuera de China creó el potencial de propagación mundial del coronavirus.

También escribió que la OMS “lamenta profundamente” etiquetar el riesgo actual como “moderado”.

“Este fue un error humano en la preparación del informe”, dijo. “He declarado en repetidas ocasiones el alto riesgo del brote”.

Restricciones aéreas

Resultado de imagen de no fly to shanghai

No solo se han cortado los accesos por tierra a Wuhan y a otras ciudades cercanas o de gran afluencia en el país asíatico.

American Airlines dijo el miércoles por la mañana que la compañía había suspendido los vuelos de Los Ángeles a Shanghai y Beijing, citando una disminución en la demanda.

A pesar de la restricción de vuelos comerciales, la compañía todavía vuela desde Dallas / Forth Worth a Beijing y Shanghai.

La compañía aérea española Iberia, que realiza tres vuelos semanales a Shanghai, también acaba de confirmar que cancela este servicio.

Otros países estudian tomar medidas restrictivas al respecto, aunque no se han notificado oficialmente, por el momento.

Preocupación en España por contagio

En el día de hoy, miércoles, el “Wuhan Zall”, equipo de fútbol de la ciudad china, que entrena el español José González, ha llegado a España.

Ha aterrizado pasadas las doce de la mañana en el aeropuerto de Málaga, desde donde viajará a Sotogrande, Cádiz, para preparar la pretemporada.

La expedición que forma parte del equipo, de unas 50 personas -27 de ellos jugadores- no presentan, según el Ministerio de Sanidad y la Junta de Andalucía, ninguna sintomatología del coronavirus.

No obstante, la preocupación de los vecinos de Sotogrande no se ha hecho esperar. Incluso allí se han agotado las mascarillas en las farmacias.

“En cuanto pasen tres o cuatro días y vean a los jugadores entrenando como un deportista normal, la gente se va a tranquilizar”, ha dicho en el aeropuerto el entrenador que ya lleva unos días en España junto con el resto del cuerpo técnico.

“El 23 de enero ellos celebraban la Navidad china y se quedaron a 1.000 kilómetros de distancia de Wuhan”, ha aclarado González, para despreocupar a la atención mediática.

Mientras tanto, crece la preocupación a nivel global y sólo podemos esperar en que pronto se encuentre una vacuna que erradique esta “pesadilla mortal”.

 

Estos artículos le encantarán:

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter