A raíz de los incendios que están devastando Australia, más de 5.000 camellos han sido sacrificados para que no se ‘beban’ las pocas reservas de agua

Más de 5.000 camellos salvajes fueron sacrificados en Australia para evitar que consumieran las pocas reservas de agua que poseen las comunidades indígenas del sur.

Los dirigentes aborígenes del estado de Australia del Sur habían advertido que rebaños grandes de estos animales habían sido conducidos hacia las comunidades rurales por la sequía y el calor extremo.

Un movimiento ponía en riesgo la escasa provisión de alimentos y agua potable de las áreas afectadas, aunque la decisión sigue disgustando a miles de personas.

La matanza de camellos se da en medio de una ola de calor, sequía e incendios forestales que afectaron a gran parte de la principal isla de Oceanía.

El sacrificio de los animales fue realizado por francotiradores a bordo de helicópteros, quienes mataron a más de 5.000 camellos de manadas salvajes.

“Apreciamos las preocupaciones de los activistas por los derechos de los animales, pero existe una importante información errónea sobre las realidades de la vida de los animales salvajes no nativos, en lo que se encuentra entre los lugares más áridos y remotos de la Tierra”, señaló el gerente general del gobierno local indígena de Anangu Pitjantjatjara Yankunytjatjara (APY), Richard King.

¿Matanza justificada?

Y agregó: “Como custodios de la tierra, tenemos que lidiar con una plaga introducida de una manera que proteja los valiosos suministros de agua para las comunidades y priorice la vida de todos, incluidos nuestros niños pequeños, los ancianos y la flora y fauna nativa”.

Los camellos, animales típicos de los desiertos de Asia y África, fueron introducidos en Australia en la década de 1840 con el objetivo de que sirvieran para explorar el extenso territorio oceánico.

En las décadas siguientes se llevaron hasta 20.000 de estos ejemplares a la India para disminuir la población.

Se calcula que hay más de un millón de camellos en los desiertos de Australia, lo que lo convierte en la mayor población de esos animales en el mundo.

Antes los vendían a otros países, pero ahora dejaron de comprarlos y cada cierto período de tiempo se produce nuevamente una matanza de estas características.

 

Estos artículos le encantarán:

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter