Unos ratones que fueron enviados al espacio en una cápsula SpaceX volvieron a la Tierra el martes pasado con una masa corporal distinta

El martes, una cápsula de SpaceX Dragon cayó al Océano Pacífico, trayendo 3,800 libras de carga de la Estación Espacial Internacional.

Esa entrega de carga incluyó 40 ratones, ocho de los cuales los científicos diseñaron genéticamente para ser extremadamente musculosos.

Ahora que están de vuelta en la Tierra, los “poderosos ratones” pueden proporcionar información que podría ayudar a los astronautas humanos a mantenerse saludables en el espacio.

Los 40 ratones llegaron a la EEI el 8 de diciembre como parte de Rodent Research-19 , un experimento diseñado para mejorar la comprensión de los científicos sobre cómo la microgravedad afecta la pérdida muscular y ósea.

Poderosos ratones

Los investigadores diseñaron los ocho roedores super-buff para que carecieran de la proteína miostatina, lo que provocó que tuvieran aproximadamente el doble de la masa del músculo esquelético del ratón promedio.

Además, los astronautas trataron a algunos de los ratones no modificados genéticamente a bordo de la EEI con un medicamento experimental que inhibe la miostatina.

Ahora que los “poderosos ratones” y sus compañeros están de regreso en la Tierra, los investigadores pueden estudiar a los roedores, buscando formas de manipular la miostatina para abordar la pérdida de masa muscular y ósea humana.

“El conocimiento que obtenemos sobre los efectos de la microgravedad en los músculos y los huesos nos ayudará a mejorar la salud de los astronautas, tanto en el espacio como en la Tierra”, dijo el investigador Se-Jin Lee en un comunicado de prensa.

¿Qué pasará ahora con estos superratones regresados del espacio? ¿Qué nuevas propiedades tendrá este nuevo descubrimiento? Todo se andará…

Vía: Futurism

 

Estos artículos le encantarán:

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter