Investigadores del MIT quieres utilizar un ‘tatuaje’ invisible de puntos cuánticos para identificar a los niños vacunados en países de desarrollo

Para las personas que supervisan las iniciativas nacionales de vacunación en los países en desarrollo, realizar un seguimiento de quién tuvo qué vacunación y cuándo puede ser una tarea difícil.

Pero los investigadores del MIT podrían tener una solución: han creado una tinta que se puede incrustar de manera segura en la piel junto con la vacuna en sí.

Y solo es visible usando una aplicación y filtro especial para la cámara del teléfono inteligente.

En otras palabras, han encontrado una forma encubierta de incrustar el registro de una vacuna directamente en la piel del paciente en lugar de documentarla electrónicamente o en papel.

Su sistema de seguimiento de bajo riesgo podría simplificar enormemente el proceso de mantener registros precisos de la vacuna, especialmente a mayor escala.

“En áreas donde las tarjetas de vacunación en papel a menudo se pierden o no existen, y las bases de datos electrónicas son desconocidas”

“Esta tecnología podría permitir la detección rápida y anónima del historial de vacunación del paciente para garantizar que todos los niños sean vacunados”, dijo el investigador Kevin McHugh en un comunicado.

¿Control abusivo?

La Fundación Bill y Melinda Gates financió la investigación del equipo, que se publicó en la revista Science Translational Medicine el miércoles.

Según una historia de Scientific American, el proyecto surgió a raíz de una solicitud del propio Bill Gates, quien ha participado en los esfuerzos para erradicar la poliomielitis y el sarampión a través de las vacunas.

El “tatuaje” invisible que acompaña a la vacuna es un patrón formado por minúsculos puntos cuánticos, pequeños cristales semiconductores que reflejan la luz, que brilla bajo la luz infrarroja.

El patrón, y la vacuna, se introducen en la piel utilizando microagujas solubles de alta tecnología hechas de una mezcla de polímeros y azúcar.

Hasta ahora, el sistema es principalmente una prueba de concepto. Pero los investigadores ya lo probaron en ratas y descubrieron que los patrones aún eran detectables nueve meses después de la inyección.

En los modelos de piel de cadáver humano, los patrones duraron cinco años de exposición al sol simulada.

“Es posible que algún día este enfoque ‘invisible’ pueda crear nuevas posibilidades para el almacenamiento de datos”

“La biodetección y las aplicaciones de vacunas que podrían mejorar la forma en que se brinda atención médica, particularmente en el mundo en desarrollo”, dijo el profesor y autor principal del MIT Robert Langer en el comunicado.

 

Vía: Science Alert

Estos artículos le encantarán:

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter