El meteorito que cayó en 2013 en la ciudad rusa de Cheliábinsk y que se expone en un museo, ha elevado misteriosamente la urna de cristal que lo cubre

En comparación con los cuerpos celestes que constantemente pasan por la Tierra, el meteorito que aterrizó en Chelyabinsk en 2013 era bastante pequeño, de 17 metros de diámetro.

Sin embargo, este pequeño causó daños por más de 15 millones de dólares e hirió a 1.500 personas.

Los visitantes y el personal de un museo histórico en la ciudad rusa de Cheliábinsk se sorprendieron después de presenciar algo insólito.

La cúpula de exhibición que cubría el meteorito de Cheliábinsk se elevó, generando temores de que el cuerpo celeste quisiera escapar.

El incidente ocurrió el 14 de diciembre en pleno día. Las imágenes de las cámaras de CCTV publicadas muestran a los visitantes del museo deambulando por la sala con el meteorito de en el centro.

En algún momento, la tapa que cubre la roca espacial se levanta. El personal de seguridad corrió hacia la escena y cerró la cúpula después de que sonó la alarma.

Seguramente algo debe haber salido mal con el mecanismo. Las imágenes de CCTV del museo muestran una cúpula protectora sobre un fragmento del meteorito de Cheliábinsk que se eleva aparentemente solo.

El portavoz del museo, Yuri Bogatenkov, dijo que la gerencia y los empleados del museo no tienen idea de qué causó este enigmático incidente.

¿Mecanismo desconocido?

El personal tiene acceso a un control remoto que levanta la cúpula, sin embargo, todos dijeron que no habían tocado nada.

El director del museo dijo que consultó con expertos en tecnología, quienes unánimemente dijeron que la cúpula no podría haberse despegado sola.

“Hablamos con todos nuestros especialistas en electrónica y cableado, quienes dijeron por unanimidad que era imposible que se abriera solo”.

Sin embargo, sucedió. Justo después de que sucedió, pregunté qué podría ser, y hasta ahora no hay respuesta”, dijo Vladimir Bogdanovsky.

El incidente provocó temores de que el meteorito intentara escapar. “Nos reímos de que el hermano del meteorito Chelyabinsk dijo ‘hola’ a nuestra roca espacial y decidió responder”, dijo Aivar Valeev, un empleado del museo.

Añadió: “Pero aparte de las bromas, nuestro personal femenino todavía está un poco conmocionado”.

Parte de la gerencia del museo teme que alguien haya decidido robar el cuerpo celeste o probar el sistema de alarma.

Sin embargo, Valeev descartó esta versión. Dijo que es bastante difícil levantar la cúpula. “Había cuatro motores eléctricos en sus bordes. Toda la estructura es pesada”.

“Hay un sistema de alarma en su lugar, además de todo tipo de trámites burocráticos vinculados a elevarlo”, dijo Valeev.

El Ministerio de Cultura de Rusia ha ordenado al museo que revise con carácter de urgencia sus sistemas de seguridad.

El meteorito de Cheliábinsk golpeó la ciudad en 2013 causando daños generalizados. La onda expansiva impactó 3.000 edificios y destrozó miles de ventanas.

Los científicos dijeron que, si la roca espacial no hubiera aterrizado en el lago Chebarkul, habría causado un gran número de muertos.

 

 

Vía: Sputnik News

Fuente: The Siberian Times on Twitter

 

Estos artículos te encantarán:

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter