Un nuevo fluido similar a un gel que se adhiera a la vegetación durante meses podría ser una nueva forma ingeniosa de evitar incendios forestales

Diseñado por un ingeniero y un ex ingeniero forestal para la prevención de incendios, este retardante pulverizable podría algún día usarse para reducir drásticamente la cantidad de incendios forestales que se experimentan cada año.

Al cubrir vastas áreas de vegetación en áreas particularmente susceptibles, se espera que esta técnica pueda actuar como una vacuna contra futuros brotes de incendios.

“Esto tiene el potencial de hacer que la lucha contra incendios forestales sea mucho más proactiva, en lugar de reactiva”, dice el científico e ingeniero de materiales Eric Appel de la Universidad de Stanford.

“Lo que hacemos ahora es monitorear las áreas propensas a incendios forestales y esperar con la respiración contenida a que comiencen los incendios, luego correr para apagarlos”.

Hoy en día, cuando los bomberos responden en el lugar de los incendios activos, usan retardantes como el polifosfato de amonio de sal inorgánica, o APP, que crea agua cuando se quema.

El problema es que estas soluciones solo funcionan a corto plazo, porque pierden su efectividad una vez que el agua que retienen se evapora. Y en la mayoría de los incendios forestales, eso puede suceder en menos de una hora.

El nuevo gel es esencialmente un vehículo adhesivo y resistente al fuego para estos retardantes químicos.

Hecho principalmente de material vegetal, el material está basado en celulosa, lo que significa que se adhiere a la vegetación durante la lluvia, el viento o el sol.

Además, los inventores dicen que tampoco es tóxico y se puede rociar de forma segura sobre el medio ambiente utilizando equipos agrícolas o aviones actuales.

Hasta ahora, el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (CalFire) lo probó en pasto y chamise, y en ambos escenarios el rocío proporcionó protección completa contra incendios, incluso después de fuertes lluvias.

En comparación, otros retardadores comerciales proporcionaron poca o ninguna protección. “No tenemos una herramienta comparable a esto”, dice Alan Peters, jefe de la división CalFire que supervisó algunas de las quemaduras de prueba.

“Tiene el potencial de reducir la cantidad de incendios”

Esto no solo se puede usar para prevenir incendios, sino que en dosis mucho mayores también se puede usar para detener un incendio una vez que se inicia, de la misma manera que los retardadores de fuego se rocían actualmente en los incendios.

Solo se espera que los incendios forestales en todo el mundo sean más intensos y frecuentes a medida que el cambio climático empeora, y actualmente nuestros métodos de manejo son bastante limitados.

Se necesitan desesperadamente nuevos inventos y técnicas en estos tiempos sin precedentes, y los investigadores ahora están trabajando con el estado de California para probar este gel en áreas bordeadas de árboles, que provocan docenas de incendios en la región cada año.

Si funciona, podría proteger innumerables vidas y medios de vida en muchos más lugares.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Vía: PNAS

Ver también: Los incendios forestales convierten sumideros de carbono en grandes emisores

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter