Los mares y océanos se han calentado continuamente desde 1970 por el calentamiento global, según el nuevo informe de la ONU, absorbiendo más del 90% del calor extra atrapado en la atmósfera

Esta noticia la conocemos después de que millones de manifestantes por el clima llamaran a la acción internacional y los líderes mundiales se reunieran en la Cumbre de Acción Climática de Naciones Unidas.

El máximo órgano científico del mundo advirtió que la cooperación a escala global es necesaria para afrontar un alud de cambios acelerados.

El primordial de ellos es el vertiginoso aumento de los mares, el cual alterará inmutablemente todas las zonas de costa del planeta, obligando a millones de personas a migrar.

Esa es la conclusión de un nuevo informe sobre los cambios inducidos por los seres humanos en las regiones heladas y los océanos del mundo.

Fue publicado el miércoles por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), amparado por la ONU.

Basando su estudio en disciplinas tan diversas como la dinámica de las capas de hielo y la gestión pesquera, el estudio señala el aumento de un grado de media en las temperaturas.

La humanidad tiene la culpa de la “contracción generalizada” de las zonas previamente heladas, con el derretimiento de los glaciares, la disminución de la capa de nieve, la desaparición del hielo del Ártico y el aumento de las temperaturas del permafrost.

Así lo avisa el IPCC. Cuando eso suceda, las zonas costeras se verán inundadas y solo será el comienzo de las catastróficas consecuencias.

El informe es notable por su reconocimiento directo, con evidencia, de algo que hasta ahora ha sido relevado a activistas y políticos preocupados por el clima.

La mayoría de las consecuencias del cambio climático global no solo están aquí, sino que son permanentes y solo progresarán en escala.

“Estamos viendo un ’problema para siempre’”, asegura Bruce Glavovic, profesor de la Universidad de Massey en Nueva Zelanda y coautor del capítulo del nuevo informe sobre el aumento del nivel del mar.

“Esta es una crisis existencial. Este no es un problema de ciencia. Lo que estamos enfrentando es un imperativo moral”, añade.

Los océanos se han calentado perennemente desde 1970, según el nuevo informe, absorbiendo más del 90% del calor extra aferrado en la atmósfera.

La velocidad de ese calentamiento ha crecido más del doble desde 1993. Los océanos se están volviendo más ácidos mientras pierden oxígeno, lo que pone en peligro los ecosistemas marinos.

La fauna y flora marinas están cambiando sus rangos a medida que la temperatura, la acidez y la salinidad fluctúan.

Esto trastorna a las comunidades y las economías que dependen de las proteínas marinas para su sustento y el comercio.

Ese calor adicional está alimentando tormentas aún más poderosas. Los huracanes se están alejando del ecuador, y muchas de estas tormentas ya masivas son de las más poderosas.

El aumento del nivel del mar es una gran preocupación en el nuevo informe. Los océanos han aumentado alrededor de 16 centímetros desde el comienzo del siglo XX.

La tasa de aumento desde 1990 es más del doble de lo que era en los últimos 100 años. El IPCC abordó por última vez los océanos en 2013, estimando que los niveles mundiales medios del mar aumentarían menos de 1 metro para 2100.

Los océanos pueden subir más allá de ese umbral, debido al mayor derretimiento de las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida.

“El panorama no está perfectamente claro”, dijo el vicepresidente del IPCC, Ko Barrett, en una conferencia de prensa en Mónaco.

“Pero nuestra mejor proyección es que veremos impactos aún mayores en el futuro”, recalcó. Los gobiernos están teniendo dificultades para planificar y pagar esos impactos más grandes.

En algunos casos, simplemente no es posible adaptarse a nuestra nueva realidad climática, afirman los autores del IPCC.

Hay “límites de adaptación” o situaciones en las que el ingenio humano es simplemente incapaz de igualar la ira natural.

En estas regiones, como los atolones bajos en las islas del Pacífico, la retirada puede ser la única solución.

El informe de la ONU comienza con un intento de explicar la importancia del agua y el hielo. La vida en la Tierra depende de océanos sanos y agua congelada en los lugares adecuados, señala el grupo.

Un intento palpable de los científicos por establecer la inmediatez de su trabajo ante una audiencia de 7.500 millones de personas.

Más de 100 autores de 36 países contribuyeron al resumen del informe, el cual resalta la importancia de las decisiones humanas para lo que suceda después.

El informe fue aprobado por 195 gobiernos que pertenecen al IPCC.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Ver también: Greta Thunberg derrota a Donald Trump en redes sociales (VÍDEO)

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter