La Capa de Ozono del planeta se está restaurando de manera natural. De seguir así, se habrá instaurado por completo en el año 2050

Durante la década de los 80, estudios científicos revelaron que la capa de ozono que protege al planeta de los rayos ultravioleta y que se formó durante los últimos 3.500 millones de años, perdía densidad.

Representaba un grave riesgo para la vida de todos los seres que habitamos la tierra, sin embargo, ha entrado en un proceso de recuperación.

Miguel Magaña Virgen, jefe del Departamento de Ciencias Ambientales del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), explicó lo siguiente:

“Es una capa que tiene varios kilómetros de espesor, pero se fue adelgazando y se dieron cuenta de que, algunas moléculas de cloro y bromo, básicamente aquellas que venían de las actividades de refrigeración, estaban rompiendo esa capa de ozono”.

Ante tal emergencia, los organismos internacionales a través de tratados y cumbres, establecieron que se tenía que dejar de producir todo tipo de fuentes dañinas.

Por el contrario, buscaron fórmulas que permitieran buscar la manera de producir una mayor cantidad de oxígeno.

En la actualidad, esta afectación se ha minimizado considerablemente y la capa que protege al planeta se encuentra en una prolongada etapa de recuperación.

Sin embargo, no quiere decir que nos encontremos fuera de peligro. “Nosotros calculamos que para el año 2050, si sigue el proceso internacional de protección y cuidado a la capa de ozono, pudiéramos tener una recuperación total”

“Pero siempre y cuando no retomemos aquellas conductas que están generando este problema, ya que, siendo así, estaríamos prolongando este proceso y estaríamos poniendo en riesgo la vida humana”, señaló.

Si bien la ubicación de este agujero se encuentra mayormente en la Antártida, afecta a todas las zonas del mundo.

Como manifestó Miguel Magaña, los rayos ultravioleta, entran y se distribuyen afectando a todos los seres vivos.

Esto se debe a que los agujeros, al igual que la atmósfera, se mantienen en constante movimiento, de tal manera que, el hecho de encontrarnos lejos de aquella ubicación, no nos exime de padecer las consecuencias que podría generar la exposición al sol.

Es por eso que la implementación de programas eficaces para reducir las emisiones contaminantes, tanto de fuentes móviles, como de fuentes fijas, debería ser una prioridad para todos los gobiernos.

Así como lo confirmó, Magaña Virgen: “Cada sector y cada dependencia va por su cuenta sin integrar un conocimiento; necesitamos voluntad política para que se legisle adecuadamente”.

“Necesitamos una sociedad con capacidad para resolver el problema y una cultura, entre todos, para atender un asunto que nos va a perjudicar a futuro”, finalizó.

¿Qué te parece esta magnífica noticia? Mira el siguiente vídeo:

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Vía: Milenio.com

Ver también: Ingenieros consiguen convertir eficazmente el CO2 en combustible líquido

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter