El diario francés Le Monde informó que la Carretera Solar de 1 kilómetro ha sido un fracaso. Pero Francia no pierde las esperanzas

En diciembre de 2016, cuando se dio a conocer el camino de prueba, el Ministerio de Medioambiente de Francia lo calificó de “sin precedentes”.

Las autoridades francesas dijeron que la carretera, hecha de paneles fotovoltaicos, generaría electricidad para alimentar las farolas en Tourouvre, una ciudad local.

Pero menos de tres años después, un informe publicado por Global Construction Review indica que el sueño francés puede haber truncado.

La estructura presenta grietas, y en 2018, parte de la carretera tuvo que ser demolida debido a los daños que sufrió por el desgaste.

Incluso en su apogeo, la carretera sólo producía la mitad de la energía esperada, porque los ingenieros no tuvieron en cuenta las hojas podridas que caían en el camino.

Aquí se veía el camino en toda su gloria anterior, y cómo llegó a este punto.

(Benoit Tessier / Reuters)

Fue muy aplaudido en 2016, cuando se abrió la primera carretera de paneles solares del mundo, llamada Wattway.

Francia gastó casi cinco millones de euros en 1 kilómetro de recorrido de carretera y 3.000 metro cuadrados de paneles solares.

A pesar de su corto trayecto, en su inauguración fue considerada la Carretera Solar más larga del mundo.

Los medios se reunieron para dar un paseo por lo que se piensa (o pensaba) que era la carretera del futuro.

De hecho, el ministro de energía francés quería expandir su proyecto por todo el país.

A pesar de los cielos grises el día de la inauguración, Francia lideraba el mundo para el transporte solar y se reconocía su labor ecológica.

Fue un movimiento audaz comenzar una prueba de paneles solares en Normandía, Francia, ya que la región no goza de gran cantidad de luz solar.

Caen, una ciudad en Normandía, solo tiene 44 días de sol intenso en un año.

Las tormentas eléctricas también provocaron roturas en los paneles solares de la carretera.

El camino de prueba estaba destinado a producir alrededor de 150.000 kWh al año, que es suficiente energía para proporcionar luz a 5.000 personas a diario.

En cambio, estaba acumulando poco menos de 80.000 kWh en 2018, y menos de 40.000 en julio de 2019.

Colas, la compañía que construyó el camino, dijo en 2016 que los paneles solares estaban cubiertos con láminas de silicio que contenían resina para que pudieran resistir el tráfico.

Pero desde la apertura, los paneles se han soltado o roto en pedazos. En mayo de 2018, 90 metros de carretera tuvieron que ser demolidos por su mal estado.

(Fabrizio Bensch / Reuters)

Los ingenieros tampoco tuvieron en cuenta los efectos de las hojas, que causaron daños y limitaron la cantidad de electricidad que los paneles podrían producir.

Tampoco pensaron en la presión y el peso de los tractores, dijeron dos lugareños a Le Monde. Y ahora parece que la prueba ha terminado.

“Nuestro sistema no está maduro en el tráfico de larga distancia”, dijo. La compañía se centraría en crear electricidad para cosas más pequeñas, como cámaras de circuito cerrado de televisión e iluminación de garajes industriales.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Fuente: Business Insider

Ver también: Los cohetes Starship de SpaceX estarán listos para despegar este mes

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter