Estados Unidos ha generado la alerta tras comprobar que está lloviendo plástico en las montañas de Colorado. Ahora quieren analizar otros estados para comprobar si la lluvia está contaminando todo el país

(Wetherbee et al., Informe de archivo abierto del Servicio Geológico de EE. UU., 2019)

Mientras que un equipo de investigadores del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) estaba analizando muestras de agua de lluvia para detectar contaminación por nitrógeno, encontraron algo que no esperaban: el plástico.

En un nuevo informe, titulado “Está lloviendo plástico“, el equipo explica que se identificaron plásticos en más del 90% de las muestras de agua de lluvia que tomaron en ocho sitios diferentes, la mayoría de los cuales se encuentran entre Denver y Boulder, Colorado.

Si bien no sería sorprendente que los microplásticos contaminen la mayoría de los sitios de muestra, considerando la abundancia de plástico en las ubicaciones urbanas, algunos de estos sitios son remotos.

Uno de ellos, llamado CO98, está a 3.159 metros sobre el nivel del mar en las Montañas Rocosas. 

No es un lugar fácil para dejar plástico

lluvia agua plástico rockies monstge(Wetherbee et al., Informe de archivo abierto del Servicio Geológico de EE. UU., 2019)

“Se observaron más fibras de plástico en muestras de sitios urbanos que de sitios remotos y montañosos”, explica el equipo en el informe.

“Sin embargo, la observación frecuente de fibras plásticas en muestras de lavado del sitio remoto CO98 en Loch Vale en el Parque Nacional Rocky Mountain sugiere que la deposición húmeda de plástico es ubicua y no solo una condición urbana”.

El equipo encontró principalmente hebras de plástico: se parecen sospechosamente a microfibras de materiales sintéticos, como las que componen mucha ropa.

También había varios colores: el azul era el más común, pero también se encontraron rojo, plateado, morado y verde.

Las piezas de plástico son pequeñas, visibles con un aumento de al menos 20 veces, pero eso aún no significa que esto no sea importante.

Los humanos están consumiendo al menos 70.000 partículas de microplásticos al año (probablemente mucho más), y nuestros océanos están actualmente bajo la presión de millones de toneladas de esas cosas.

“Creo que el resultado más importante que podemos compartir con el público estadounidense es que hay más plástico de lo que parece”, dijo a The Guardian uno de los investigadores y químico de investigación del USGS Gregory Wetherbee.

“Está bajo la lluvia, está en la nieve. Ahora es parte de nuestro medio ambiente”. Este no es el primer artículo que analiza microplásticos que terminan en entornos inesperados.

Un artículo publicado en Nature Geoscience a principios de este año encontró microplásticos en los Pirineos franceses y estimó que los microplásticos podrían viajar hasta 95 kilómetros (60 millas) a través de la atmósfera.

A diferencia de ese estudio, los investigadores de este informe del USGS no estaban equipados para descubrir cómo o por qué el plástico terminó en estas áreas; después de todo, estaban tratando de estudiar la contaminación por nitrógeno.

“Este estudio no fue diseñado para recolectar y analizar muestras de partículas plásticas. Los resultados son imprevistos y oportunos”, explica el equipo.

“Está lloviendo plástico. Se necesitan mejores métodos para el muestreo, la identificación y la cuantificación de la deposición plástica junto con la evaluación de los posibles efectos ecológicos”.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Fuente: USGS

Ver también: Crean bobinas magnéticas para descomponer el plástico en el océano

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter