Cuando el módulo de aterrizaje israelí Beresheet se estrelló contra la Luna, esparció miles de Tardígrados por su superficie y formó un cráter considerable en la superficie lunar

Según un informe publicado por la revista estadounidense Wired, Beresheet puede haber dejado en la Luna más de lo que se pensaba.

La nave espacial SpaceIL supuestamente transportaba miles de tardígrados microscópicos, también conocidos como “osos de agua”, una de las criaturas más resistentes conocidas.

Los tardígrados, de tan sólo 0.5 mm de longitud, se unieron al viaje lunar como parte de una iniciativa dirigida por la Arch Mission Foundation, fundada por Nova Spivack.

Con el objetivo de conservar un respaldo del planeta Tierra alrededor del Sistema Solar, Bereshit llevó a la biblioteca lunar de la fundación, un paquete valioso para la expedición.

Éste estaba compuesto un pequeño archivo de 30 millones de informes sobre la civilización humana, muestras de ADN humano y miles de tardígrados deshidratados.

Basado en el análisis de la fundación de la trayectoria de la nave y la composición de su biblioteca lunar, Spivack afirmó a la revista Wired algo muy relevante.

Declaró que estaba bastante seguro de que su carga útil sobrevivió al impacto en su mayor parte o totalmente.

Los ingenieros perdieron contacto con la nave espacial sólo unos minutos antes de impactar en la superficie lunar el pasado 11 de abril.

Llegar a la Luna es una hazaña que antes sólo habían completado Estados Unidos, Rusia y China, respaldada por financiaciones que superan con creces el presupuesto de 99 millones de dólares de Bereshit.

“Durante las primeras 24 horas estuvimos en estado de shock”, dijo Spivack.

“Esperábamos que fuera un éxito. Sabíamos que había riesgos, pero no creíamos que fueran tan importantes”, adjuntó.

Conocido por su resistencia, un experimento de 2007 de la Agencia Espacial Europea demostró que los tardígrados pueden sobrevivir a la exposición espacial.

Unos 3.000 organismos se unieron a un viaje de 12 días al espacio a bordo de la misión Foton-M3 de la agencia, y sobrevivieron a condiciones que matarían humanos en cuestión de minutos.

“Si los tardígrados deshidratados sobrevivieron al aterrizaje, agregó Spivack, podrían hipotéticamente ser revividos en los años venideros por futuros astronautas humanos a su regreso a la Tierra”.

Los científicos demostraron anteriormente que los micro animales deshidratados pueden ser revividos décadas más tarde.

Mientras que SpaceIL y Morris Kahn, expusieron su ambición tras el accidente de Bereshit de lanzar otro módulo lunar en dos años, la organización anunció que no volverá a intentarlo.

Si algunos entusiastas de la Luna podrían haberse sentido decepcionados por el anuncio, el cofundador de SpaceIL, Kfir Damari, dijo a The Jerusalem Post que la decisión es ampliar sus horizontes.

“Es posible que volvamos a la Luna, pero no daremos luz verde al mismo proyecto con el mismo diseño”, dijo Damari.

“Decidimos que queríamos buscar diferentes opciones, quizás ir a la Luna y traer algo especial con nosotros.

También planteamos en otros lugares, incluyendo ir más allá de la Luna”.

Queda por ver si la próxima misión de SpaceIL incluirá llevar aún más tardígrados a la Luna, o incluso más allá.

 

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Vía: Ufo-Spain

Ver también: Los cohetes Starship de SpaceX estarán listos para despegar este mes

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter