Antes de que el personal y los pacientes ingresen a una sala de escáner de resonancia magnética (MRI), se les pide que retiren todos y cada uno de los objetos metálicos de su persona, por pequeños que sean. Y las pestañas postizas magnéticas son de alto riesgo

La razón está en el nombre: las máquinas de resonancia magnética utilizan imanes excepcionalmente fuertes que pueden convertir cualquier objeto magnético, como horquillas, joyas y relojes, en misiles peligrosos.

Por lo tanto, son necesarias precauciones estrictas para mantener a todos seguros, pero a medida que los nuevos productos continúan llegando al mercado, estos límites varían constantemente. Hoy, hay una nueva moda estética que podría estar siendo ignorada.

Unos radiólogos ahora advierten que las pestañas magnéticas, en las que las pestañas postizas están aseguradas al párpado con imanes en lugar de pegamento, no deben acercarse a una máquina de resonancia magnética.

Imagen relacionada

“Recomendamos encarecidamente insertar una línea sobre pestañas magnéticas en el cuestionario de seguridad de MRI y agregar paradas en el sistema de detección para evitar la entrada de cualquier persona con estas pestañas, incluido el personal, en la sala de escáner de MRI”, escribe el equipo.

La recomendación se basa en su nueva investigación, que sugiere que, si las pestañas magnéticas no se eliminan antes del escaneo, no solo pueden degradar las imágenes resultantes, sino que incluso pueden poner al paciente en peligro.

Adjuntando dos juegos de pestañas magnéticas del mismo fabricante a un dispositivo de prueba especialmente diseñado llamado fantasma, los investigadores midieron cómo estos productos se adaptan en una resonancia magnética en comparación con los clips de aneurisma.

Éste es un artilugio médico conocido que puede distorsionar los escaneos, y no está permitido en escáneres debido a la seguridad del paciente.

En comparación con los clips, se descubrió que las pestañas magnéticas crean una alteración mucho mayor en la imagen, oscureciendo todo el espectro.

Y si bien todas las pestañas permanecieron en el dispositivo durante el escaneo, al quitar el fantasma, un conjunto de pestañas se desprendió y comenzó a moverse hacia el otro.

Dado lo baratos y populares que se han vuelto estos nuevos productos cosméticos, los investigadores advierten que todos los radiólogos deben estar atentos a pacientes y miembros del personal con pestañas magnéticas potencialmente falsas.

“Aunque nuestro personal tenía poca o ninguna conciencia de la existencia de pestañas magnéticas, The Wall Street Journal informó que las instrucciones sobre su uso y aplicación fueron las principales búsquedas relacionadas con la belleza en Google en 2018”, escriben los autores.

Actualmente no hay evidencia de que alguien haya sido dañado por las pestañas magnéticas durante una resonancia magnética. Aun así, los investigadores señalan que, a menos que haya una muerte, es probable que estos accidentes no se denuncien.

“Aunque probamos solo un tipo de pestañas magnéticas, es razonable suponer que todas estas pestañas se comportarán de esta manera, produciendo una distorsión de campo magnético algo menor o algo mayor, y que todas se sentirán atraídas por el imán estático”, dijeron.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Fuente: American Journal of Roentgenology

Ver también: Nueva causa del envejecimiento celular descubierta revoluciona la ciencia

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter