En los campos de cultivo de Argentina, las abejas han estado construyendo nidos para sus crías a partir de algunos materiales extraños. Por primera vez, los científicos han encontrado nidos de abejas hechos completamente de residuos plásticos

Una gran cantidad de plástico en forma de embalaje llega a las granjas y, a menudo, se adentra en el paisaje. El mundo está cambiando, y la vida silvestre está teniendo que adaptarse, pero aún se debe debatir si se pueden adaptar lo suficientemente rápido para mantenerse al día con el impacto humano.

Investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina descubrieron los nidos de plástico como parte de su investigación sobre los polinizadores de achicoria.

El equipo había establecido 63 nidos de trampas alrededor de los campos de cultivo: son un poco como esos hoteles de abejas que puedes construir en tu patio trasero para abejas solitarias, con tubos largos y huecos, similares a los agujeros de panal donde crecen las larvas de abejas.

Las abejas pueden cubrir estas cavidades con materiales que forran, como barro, hojas, piedra, pétalos y resina. Construyen estos materiales en un nido acogedor en la cavidad, separados en celdas de cría a lo largo, cada uno de los cuales sostiene una larva de abeja en crecimiento.

Durante la primavera y el verano de 2017 y 2018, el equipo verificó sus nidos de las trampas mensualmente para buscar signos de actividad de las abejas. Solo encontraron tres nidos que usaban las abejas. Dos fueron construidas con barro y pétalos, y cinco abejas adultas sanas emergieron de ellas.

El tercero tenía tres celdas construidas completamente de plástico, cuidadosamente cortadas en formas oblongas y ovaladas por la abeja, y dispuestas de manera superpuesta. Las dos primeras celdas fueron construidas de plástico delgado, azul claro, similar a una bolsa de compras de plástico. La tercera celda estaba hecha de plástico blanco más grueso.

“Entre las tres células”, escribieron los investigadores en su artículo, “una contenía una larva muerta; de la otra, el adulto parecía haber salido del nido; y la tercera célula no estaba terminada”.

Entonces, de las dos células ocupadas, una larva murió y la otra creció hasta la edad adulta, lo que indica que el plástico podría no ser la mejor opción para el material de construcción, pero tampoco podría ser la peor.

El equipo no pudo hacer una identificación positiva de la abeja que había construido el nido, pero cree que puede haber sido una abeja cortadora de hojas de alfalfa (Megachile rotundata). Esta es una especie europea introducida que el equipo había visto anteriormente en el sitio del estudio, y se adapta a su estilo de vida.

Es una abeja solitaria que, fiel a su nombre, corta hojas para alinear sus nidos, de manera similar a la forma en que se recortaron los fragmentos de plástico. Y, en América del Norte, los científicos han documentado esta abeja en particular utilizando plástico para construir células de cría individuales dentro de un nido más grande.

Lo que hace que este nuevo nido sea tan sorprendente es que todas las celdas en el nido fueron construidas de plástico; y es el primer caso documentado donde se usaron dos tipos diferentes de plástico.

Y puede que en realidad no sean malas noticias. Los investigadores dijeron que podría significar que las abejas tienen una flexibilidad de adaptación que les permitirá mantenerse al día con los rápidos cambios ambientales.

O podría significar que los herbicidas utilizados en los campos están reduciendo el número de plantas que las abejas prefieren usar en sus nidos. O, como la abeja en este caso solo usaba plástico, sin hojas, prefiere ese material por otra razón: tal vez el plástico brinda una ventaja adaptativa que desconocemos, la forma en que algunas aves usan colillas de cigarrillos para repeler a los parásitos.

Es imposible distinguirlo de un solo nido. “Sin embargo”, escribieron los investigadores, “podría resaltar la capacidad de respuesta de las abejas en la búsqueda de materiales alternativos para la construcción de sus nidos frente a la perturbación humana”.

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Vía: Science Alert     Fuente: Apidologie

Ver también: Francia primer país en prohibir todos los pesticidas que acaban con las abejas

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter