Se sabe desde hace mucho tiempo que las plantas de Cannabis son autóctonas de Asia Central, pero un nuevo estudio proporciona un nuevo enfoque sobre dónde exactamente este género puede haber evolucionado desde su origen hace millones de años

Los documentos que datan de la Edad Media muestran que los seres humanos han planteado hipótesis sobre los orígenes geográficos del cannabis desde hace más de mil años, con el famoso polimático árabe Ibn Wahshiyya, quien sugirió que el origen de esta planta se remonta al año 930 d.C. y que nació en China o quizás en la India.

Pero la rareza de los fósiles impresos (impresiones de hojas hechas en otros objetos) en el registro histórico ha dificultado que la comunidad de investigadores identifique algo más específico a Asia Central, incluso con la creciente popularidad del cannabis actualmente en curso en muchos campos académicos.

“A pesar de la abundante literatura que está surgiendo en las últimas tres décadas la clasificación del cannabis y su centro de origen, sigue siendo objeto de debate”, explica un equipo dirigido por el primer autor e investigador médico John McPartland de la Universidad de Vermont en un nuevo artículo.

Para superar la falta de fósiles impresos, los científicos recurrieron al polen de plantas del género Cannabis; estos pólenes se estudiaron por primera vez desde la década de 1930 para ayudar a rastrear la larga historia de la planta.

Numerosos estudios de polen fósil se han realizado en las décadas posteriores, ayudando a identificar registros antiguos de la planta en Asia y en otros lugares, incluso señalando dónde prospera mejor. “El cannabis florece en la estepa, un hábitat abierto y sin árboles”, escriben los investigadores.

En el nuevo estudio, McPartland y su equipo examinaron 155 estudios de polen fósil existentes centrados en Asia. Una de las dificultades con los datos es que muchos de esos estudios combinan los granos de polen de Cannabis con los de las plantas del género Humulus. Se ven similares, dado que ambas plantas divergieron unas de otras hace unos 28 millones de años.

Para sortear los problemas de identificación, los investigadores utilizaron una técnica estadística que involucra “proxis ecológicos”, en los cuales probabilísticamente diferenciaron los pólenes en base a otras plantas comunes en la región, incluidas las que pertenecen al género Artemisia.

Según la evidencia que tenemos, los resultados sugieren cuál es el origen geográfico más probable del cannabis, incluso si se trata de una hipótesis que podría ser imposible de probar. “Logramos reducir la brecha temporal entre la fecha de divergencia y el polen más antiguo mediante el mapeo de la aparición más temprana de Artemisia “, explica el equipo.

“Estos datos convergen en la meseta tibetana del noreste, que deducimos como el centro de origen del cannabis, en las inmediaciones del lago Qinghai”. Después de eso, el equipo cree que el cannabis se propagó hacia el oeste, llegando a Rusia y Europa hace unos 6 millones de años, y hacia el este, llegando al este de China hace 1,2 millones de años.

Esta propagación hizo que varias plantas de cannabis estuvieran fácilmente disponibles para el cultivo en humanos de toda Eurasia. Y no es de extrañar que nos hayamos percatado rápidamente de las diversas propiedades del cáñamo: desde una droga que libera dopamina en el cerebro y cuyos receptores existen en nuestra masa gris, hasta fibras para la cuerda y el textil.

Además de ser una de las plantas más hermosas de la naturaleza creada, según muchos afirman, como capricho de la madre naturaleza o de Dios.

 

 

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Fuente:  Historia de la vegetación y Arqueobotánica

Ver también: Algoritmo limpia las condenas por cannabis de miles de personas (VIDEO)

 

Síguenos en Redes Sociales

Facebook     Instagram     YouTube     Twitter