Cuando la luz toca las escamas de las alas, se produce un fenómeno óptico llamado ‘interferencia constructiva’ que hace que los diminutos surcos reflejen solo ciertas longitudes de onda de luz visible, cancelando otras

Rojo, amarillo, azul, anaranjado, verde​… o blanco y negro. Las al​as de l​as mariposas son de diversos colores. Esta gama de tonalidades puede tener dos causas: los pigmentos que tiñen las células o el comportamiento de la luz cuando choca contra las alas.

Así, en el primer caso se dice que los colores son pigmentarios y, en el segundo, que son colores estructurales.

Los colores pigmentarios se deben principalmente a sustancias llamadas melaninas y pterinas, que dan todos los colores negros y grises y la mayoría de los tostados, marrones, pardo rojizos y amarillentos; como los de la mariposa del género Morpho que aparece a continuación.

Por otro lado, están los colores estructurales. Aunque a simple vista pueden parecer lisas, las ala​s de las mariposas están formadas por muchísimas escamas, que varían en tamaño y forma. según la especie. Cuando la luz blanca choca contra las escamas, se refleja en varias direcciones y se descompone en muchísimos colores.

El tono que vemos cambia si nos movemos, así como con las manchas de aceite, las burbujas de jabón, el lado reproducible de un DVD o el plumaje de algunas aves.  Este fenómeno de la luz se llama iridiscencia. ​

En las mariposas se da también un fenómeno que se conoce como mimetismo críptico. Consiste en la habilidad de camuflarse adoptando otros colores para defenderse ante el peligro que les representan otras especies. En ocasiones sucede que la cara superior del ala es de color brillante, mientras que la otra es de colores crípticos, es decir, más discretos.

Así, cuando estas mariposas no quieren ser vistas, cierran sus alas y ocultan sus colores, lo que las hace más difíciles de ver. Por ejemplo, las mariposas del género Kallima son famosas por sus alas porque dan la apariencia de una hoja seca, y esto les facilita el camuflaje.

Por el contrario, hay otras mariposas que poseen colores brillantes y muy llamativos y esta es su manera de advertir a los depredadores que son venenosas. Un buen ejemplo son las mariposas del género Monarca que en su fase adulta exhiben los colores negro y naranja.

Las mariposas son las bellezas del mundo invertebrado por excelencia. ¿Tú qué opinas?

Si te ha gustado este artículo, déjanos tu comentario más abajo y ayúdanos a seguir creciendo activando las notificaciones en tu navegador.

 

Visita nuestro nuevo canal de YouTube

Ver también: Especie de colibrí ‘alíen’ con cabeza de pulpo brillante (VIDEO)