Desde siempre, las civilizaciones que han existido en distintas épocas se han interesado por descifrar los grandes enigmas sobre la mayor estrella de nuestro sistema, el Sol. Por eso, en este artículo, hablaremos de una de estas incógnitas: la salida y la puesta del Sol

Saber por dónde sale el Sol y por dónde se pone ha sido una de las grandes dudas en torno a esta estrella, pero, por suerte, hace ya mucho que se conoce la respuesta. Así, en Planeta Magnífico, te contamos por qué sale el sol por el Este y se pone por el Oeste, aclarando muchos puntos relacionados con este tema.

Siempre se dice que el Sol sale por el Este y se pone por el Oeste, pero en realidad este hecho solo ocurre dos veces al año. Esto se debe a la inclinación del eje terrestre y a su movimiento de traslación alrededor del Sol. Los días en lo que esto ocurre coinciden con los equinoccios, que son los días en los cuales tanto el día como la noche tienen la misma duración.

El resto del año, el punto por el que sale y se pone el Sol está desplazado un poco hacia el norte durante la primavera y el verano y en otoño e invierno, hacia el sur. En el hemisferio Sur, este desplazamiento es justo, al contrario.

El punto máximo de este desplazamiento se alcanza en los solsticios de verano e invierno. En el hemisferio norte, el solsticio de invierno es el día más corto del año y el Sol se sitúa en su punto más bajo sobre el horizonte durante su cenit y el de verano es el más largo del año con el Sol dispuesto en su punto más alto sobre el horizonte. Esta situación es al revés en el hemisferio sur.

En este desplazamiento los dos puntos máximos alcanzados están marcados por el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio. Lo que en realidad ocurre es que por convenio se estableció que el punto cardinal por el que sale el Sol es el Este y se pone por el Oeste, pero como decíamos, la coincidencia perfecta con estos puntos se alcanza solo dos veces al año.

Dado que todos los planetas de nuestro Sistema Solar giran alrededor del Sol y en el mismo sentido que lo hace nuestro planeta, lo lógico sería pensar que el Sol sale por el Este y se pone por el Oeste en todos los planetas. Sin embargo, esto no ocurre así ya que en este convenio influye también el sentido del movimiento de rotación de un planeta sobre su propio eje y no en todos los planetas del Sistema Solar es el mismo, de hecho, difiere en dos, que son Venus y Urano.

Según se piensa, Venus gira en sentido contrario debido a una gran colisión con otro astro. De este modo, podemos decir que en Venus el Sol sale por el Oeste y se pone por el Este (según nuestro sistema de puntos cardinales). En Urano lo que sucedería es que su eje de giro tiene tanta inclinación que casi coincide con su plano de traslación.

Para el resto de planetas sucede igual que en el nuestro, salvo que cuanto más cerca del Sol, el movimiento de traslación debe ser más rápido para mantener su órbita estacionaria. Así, en Neptuno, por ejemplo, un día tiene una duración entre seis y diecisiete horas terrestres, mientras que en otro planeta como Venus duraría unos 224 días terrestres.

Sabemos que todos los planetas de nuestro Sistema Solar tienen un movimiento de rotación sobre su eje, pero ¿lo hace también el Sol? Pues sí, el Sol gira sobre sí mismo, pero no de forma uniforme.

Nuestra estrella gira en una rotación diferencial (no gira a la misma velocidad en toda su superficie). La Tierra tarda unas 24 horas en completar su giro de rotación y de manera uniforme, ya que su superficie es sólida. En cambio, el Sol es un conjunto de gases y plasma por lo que rota a diferentes velocidades según las zonas de su superficie que se considere, tardando en sus polos unos 34,4 días y 25,4 en el ecuador.

Sin embargo, dado que el Sol es unas 109 veces de mayor tamaño que la Tierra, proporcionalmente tiene un movimiento de rotación más rápido.

El universo tiene sus peculiaridades y con este artículo has aprendido algo nuevo. Si te ha gustado, no olvides dejar tu comentario más abajo.

 

 

Ver también: Encuentran uno de los cúmulos de estrellas más antiguos en nuestra galaxia