Los amantes de los vegetales, especialmente de las variedades de coles, están preocupados por la noticia que ha saltado a todos los medios alertando sobre la alta toxicidad que conlleva debido al exceso de pesticidas en los campos de cultivo

La col rizada es una de las verduras más consumidas en todo el mundo por sus propiedades saludables. En la última década su demanda ha aumentado debido al estilo de vida más sano y cada vez más equilibrado de la sociedad.

De hecho, la col se ha convertido en snacks, en palomitas, en refresco y se ha agregado a multitud de productos. Básicamente, pasó de ser una simple guarnición de ensalada en casi el producto estrella de los considerados “saludables”.

Y su alta demanda, a su vez ha ocasionado el aumento de su producción, por lo que, en los Estados Unidos, es uno de los vegetales más contaminados por el uso de pesticidas. El EWG (Grupo de Trabajo Ambiental) lo ha incluido en su guía de productos alimenticios nocivos.

Aunque el año pasado no se incluyó en esta ‘lista negra’, este año ocupa nada más y nada menos que el tercer puesto, quedando así por detrás de las espinacas o las fresas, también consideradas muy nocivas por el su alto contenido en pesticidas.

Se augura que esta noticia altere los mercados agrícolas en el próximo año en los Estados Unidos, China y otros países que producen este vegetal. Pero, por desgracia, la producción agrícola por lo general en todo el primer mundo, se encuentra prácticamente contaminada.

Herbicida en altas dosis en las muestras que se tomaron en las coles

Tras analizar las pruebas de 2017 del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el EWG encontró trazas de más de cinco pesticidas distintos, todo ello tras un riguroso lavado del producto. Aun así, los pesticidas no habían sucumbido al agua.

Más del 90% de las muestras señalaron altos niveles de al menos dos pesticidas, y la muestra más contaminada albergaba 18 químicos de distintos pesticidas.

Aunque aún se están descubriendo las causas que relacionan los pesticidas con algunas enfermedades, ya se ha demostrado que algunos tipos de cáncer, el autismo, la diabetes y el TDAH tienen relación directa.

En las muestras de col rizada, el EWG encontró que más del 60% de las muestras portaban un herbicida llamado DCPA, comercializado con el nombre de Dacthal.

Se lleva utilizando desde los años cincuenta como un herbicida convencional utilizado en cultivos de fresas, frijoles, algodón y todo tipo de verduras y hortalizas. En los años noventa se comercializó a gran escala y se convirtió en el más utilizado para todo tipo de césped como parques, campos de golf, residenciales, etc.

Fue en el año 2015, tras más de cincuenta años utilizando el Dactchal, cuando se empezó a suspender su producción (aunque no dejó de producirlo) por la alarma social de que se estaba filtrando en aguas subterráneas. En 2016 la Unión Europea censuró el uso del producto para campos de cultivo.

Pero en Estados Unidos se sigue utilizando con frecuencia, especialmente en coles, berenjenas, fresas, nabos y otro tipo de verduras y hortalizas. La EPA ya lanzó un informe que relacionaba el cáncer con el pesticida, tras dos años de rigurosa investigación.

El pasado año, la Oficina de Riesgos para la Salud Ambiental de California determinó en un estudio que incluso una exposición de por vida a Dacthal en el agua potable no produciría efectos adversos que dañen al ser humano.

Pero las investigaciones llevadas a cabo con animales demuestran que este pesticida puede afectar a la hormona tiroidea y disminuir la capacidad motora neuronal. Y los informes de la Unión Europea son bastante contundentes en cuanto a su relación con otras enfermedades.

El análisis de EWG, a su vez, determinó que el 30% de las muestras de col rizada portaban bifentrina y cipermetrina, dos pesticidas que la EPA ha marcado como posibles carcinógenos humanos según estudios realizados en ratones.

¿Debemos seguir comiendo col rizada?

Para aquellos que todavía están preocupados por poner col rizada en sus ensaladas o jugos, no temáis. Hay mucha más evidencia que sugiere que la verdura realmente beneficia su salud. Realmente los tóxicos han invadido los campos agrícolas, pero hasta ahora no determinan un peligro real para la salud en los seres humano.

Una sola taza de col rizada cruda y picada le proporciona más del 200% de la cantidad diaria de vitamina A que el cuerpo necesita y casi el 700% de su cantidad diaria de vitamina K. También es rica en vitaminas como B6, calcio, vitamina C y potasio.

De hecho, algunos estudios sugieren que las coles rizadas pueden proteger contra ciertos tipos de cáncer. Puede ser que más adelante se descubran nuevos riesgos para la salud debido al uso de pesticidas en alimentos.

Pero si esto sucede, las consecuencias serán mayores para los agricultores que para nosotros. ¿Qué opinas al respecto? Deja tu comentario más abajo.

 

Ver también: Francia primer país en prohibir todos los pesticidas que acaban con las abejas