A principios de este mes, el mundo estaba emocionado al escuchar que la NASA había programado la primera “misión espacial exclusivamente femenina”. Ahora, un cambio del equipo ha decepcionado a muchos entusiastas del #WomeninSTEM

Los ingenieros de vuelo de la Expedición 59/60, Christina Koch y Anne McClain, se iban a aventurar fuera de la Estación Espacial Internacional (ISS) el 29 de marzo para continuar actualizando las baterías en uno de los paneles solares de la estación.

A pesar de la amplia cobertura de los medios de comunicación, la programación de estos miembros de la tripulación, incluido el hecho de que las mujeres también estarían en controles de vuelo clave en la Tierra, fue una feliz coincidencia, no un evento premeditado.

“No se orquestó para ser así”, dijo la portavoz de la NASA, Stephanie Schierholz, cuando se dio a conocer la noticia. Aunque el hecho de que mujeres astronautas representaran esta misión había emocionado a muchas y a muchos.

Dicho esto, la NASA nos advirtió explícitamente que las cosas podrían cambiar con respecto a esta excursión. “Las asignaciones de paseos espaciales se pueden ajustar si el equipo de operaciones de vuelo lo considera necesario”, escribió Schierholz en el comunicado de prensa original sobre el último programa de paseos espaciales.

Y así lo han hecho, cambiando a una de las astronautas por un colega masculino debido a un problema de tamaño del traje espacial. El 26 de marzo, la NASA anunció que McClain sería reemplazada por el ingeniero de vuelo Nick Hague. Juntos, empezaron a trabajar en la actualización de la batería en un paseo espacial anterior el 22 de marzo.

La “cancelación” de la misión espacial para mujeres se ha reducido al hecho de que, durante esa incursión del 22 de marzo, McClain descubrió que su traje espacial no se ajustaba bien a su torso, lo que ha traspapelado todos los planes de esta misión.

Los trajes de actividad extra vehicular (EVA) de la NASA se consideran en realidad “naves espaciales personales” diseñadas para mantener a un humano vivo en el entorno hostil del espacio.

No tienen versiones masculinas y femeninas, sino que consisten en una colección de piezas combinadas (torso, brazos, guantes, etc.) que vienen en varios tamaños, para garantizar un ajuste adecuado para cada astronauta.

Para el paseo espacial del 29 de marzo, solo una pieza del torso -de tamaño mediano- estaba lista para su uso, por lo que Koch será quien se la ponga, de acuerdo con el anuncio de la NASA sobre estas tareas actualizadas.

Las reacciones del público en las redes sociales no se hicieron esperar: “¡Dios mío, ¿cómo es que la NASA no tiene trajes suficientes para las mujeres astronautas? ¡¿Cómo no vieron venir esto?! ¡Qué vergüenza!”

Si bien es una lástima que este evento histórico ahora no pueda suceder debido a lo que es esencialmente una escasez de equipo, el estado actual de las cosas es más complicado que simplemente alegar que la NASA no atiende a las astronautas debido al sexismo implícito, por ejemplo.

De hecho, la ISS incluso tiene otro torso de tamaño mediano a bordo. Pero ponerse un traje espacial y salir de la escotilla de aire no se parece en nada a lo que estamos acostumbrados a ver en las películas de ciencia ficción.

Si bien solo necesita 15 minutos para ponerse el traje, la tripulación en realidad dedica un tiempo considerable a la revisión de los trajes y la preparación para el EVA en los días previos a la fecha programada.

Según un tweet de Schierholz, McClain ensayó con ambos tamaños de traje espacial y el problema de ajuste solo se descubrió al final del programa de paseos espaciales.

Además, el trabajo implica mucho más equipo que solo dos personas que salen de la ISS, por lo que la NASA optó por la solución más rápida y sencilla: reemplazar al astronauta, no al traje. No es que la NASA no tenga suficientes trajes solo para mujeres astronautas. Sino que apenas tienen suficientes trajes.

En 2017, la agencia emitió una auditoría de los trajes que se usan actualmente en la ISS, destacando las preocupaciones acerca de la antigüedad del equipo que podría no durar hasta el retiro planificado de la estación en 2024.

“De los 11 trajes espaciales completos y funcionales restantes, 4 se mantienen en la EEI y los 7 restantes se encuentran en la Tierra en diversas etapas de restauración y mantenimiento”, dijo la auditoría.

Se están preparando nuevos trajes, pero estas cosas implican costos extraordinarios y tiempo para producir, con recortes de fondos que contribuyen al desarrollo de los reemplazos, el Sistema de Prendas de Presión de la Serie Z.

El cambio de equipo ciertamente hace que la misión espacial del 29 de marzo sea menos emocionante para el público, pero en última instancia, la mayoría de las misiones espaciales son solo otro viaje de mantenimiento de la estación altamente complicado.

Muchos piensan que una mano negra ha fraguado la misión espacial femenina impidiendo que un hito así pudiera suceder en la historia de la humanidad. Quizá muchos crean que una misión espacial no puede ser llevada por un equipo de mujeres al completo.

¿Tú qué opinas? Déjanos tu comentario abajo.

Ver también: Día Internacional de la Mujer: El día de cambió la historia