Así es como funcionará el innovador proyecto Starlink, el Internet del espacio ideado por su creador, Elon Musk

El ex presidente de Tesla pensó en una red de satélites alrededor de la tierra para desarrollar las comunicaciones por Internet a velocidades superiores a la de la fibra óptica. Elon Musk y su Space X han obtenido el permiso de la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos para crear una red de satélites de órbita baja para las comunicaciones.

Esta red es la que permitirá el uso de lo que comúnmente se llama internet espacial. El proyecto en cuestión se llama Starlink y consistiría en una red de 4.425 satélites en órbita entre 1.100 y 1.300 kilómetros de altitud. La flota de satélites que Musk planea enviar al espacio es mayor que el número de satélites activos actualmente en órbita.

“Para mantener sólo el número de 4.425 satélites, tendrán que ponerlo en órbita cada cinco años”, dijo a la revista New Scientist Hugh Lewis, profesor de la Universidad de Southampton, que representa a la Agencia Espacial del Reino Unido en el comité de coordinación interinstitucional sobre desechos espaciales.

Mark Handley, profesor del Univerisity College London, ha creado una simulación detallada para mostrar cómo debería funcionar Starlink para evitar colisiones entre satélites, explica New Scientist. Elon Musk, por su parte, informó de su voluntad de pasar más de la mitad del tráfico de Internet a través de esta red de satélites.

Los primeros detalles sobre el funcionamiento de esta red espacial de Internet muestran que, cuando se envía un mensaje a través de la red a través de Starlink, una estación en tierra se comunica a través de ondas de radio con un satélite por encima de ella. Una vez en el espacio, el mensaje será rebotado de satélite en satélite utilizando tecnología láser hasta que llegue al satélite por encima de su destino.

Desde allí se retransmitirá de nuevo a la estación terrestre utilizando las ondas de radio. Este sistema le permitirá llegar a lugares lejanos o actualmente sin cobertura de Internet de una manera extremadamente rápida. La estimación es que los mensajes podrán viajar al doble de la velocidad actual de la fibra óptica.

Una Internet tan rápida será muy útil para las operaciones comerciales de alta frecuencia, donde fracciones de segundo deciden si ganan o pierden millones. La simulación que Handley presentará la semana que viene sugiere que el proyecto de internet espacial será acogido de una manera muy positiva por las realidades financieras.

Ver también: Casas 100% ecológicas gracias a la técnica del Superadobe