Desde que Matteo Salvini llegara al gobierno italiano, el país está disfrutando de cambios en sus políticas sociales que son aplaudidas por la mayoría de los ciudadanos. Según explica el gobierno, quieren que las personas que cumplen condenas penales puedan ser útiles en la sociedad.

Las autoridades han puesto a trabajar a sus presos en Italia. Más concretamente en Roma, donde están limpiando las calles y asfaltando aceras. Los privilegiados han sido un grupo de 30 personas que cumplen condena en centros penitenciarios quienes, por su buen comportamiento, han sido elegidos para realizar trabajos en Roma.

Los presos, además de ser mantenidos con dinero público, no tienen motivación suficiente en las cárceles que les ayude con su reinserción. Por lo que el gobierno ha decidido solventar dos causalidades: el coste que supone la manutención de los presos y la posibilidad de reinsertarlos en la sociedad. Con el aliciente de realizar trabajos que contribuyan al mantenimiento del espacio público.

Uniformados y bien equipados, el equipo seleccionado para este proyecto se encarga de mantener las calles y desagües limpios, arreglos tales como grietas y desperfectos similares y, en definitiva, contribuir al mantenimiento de la ciudad.

El equipo considerado de bajo riesgo ha sido formado anteriormente tras un curso intensivo donde aprendieron a trabajar con asfaltadoras y otra maquinaria. La formación fue llevada a cabo por Autotrade per I´talia, que son los responsables de la concesionaria que mantiene las autopistas.

Filial de Atlantia, otra concesionaria que trabaja para el servicio público, también colaboran en esta iniciativa aportando herramientas y equipos cualificados para la realización de las tareas asignadas al ilusionado equipo. Los presos realizan estas labores de manera voluntaria y sin ninguna compensación económica y siempre bajo la supervisión de los carabinieri.  

La concesionaria, filial de Atlantia, también proporciona los equipos y herramientas necesarias para la tarea, que los presos desarrollan de forma voluntaria y gratuita, y bajo la supervisión de policías y agentes de seguridad.

Mi riscatto per Roma”, o me redimo por Roma, es el nombre del aplaudido proyecto. Han comenzado en el área de Torre Spaccata y en los próximos días seguirán trabajando en Corviale, Quartaccio y Aurelio, repartidos así por toda la ciudad.

Virginia Raggi, alcaldesa de Roma está encantada con que este proyecto se esté realizando, ya no solo porque está de acuerdo con que los presos tengan opciones de reinserción y ocupación del tiempo libre reales, sino también porque contribuirá favorablemente al mantenimiento y la limpieza de su ciudad.

Los 30 voluntarios comienzan sus labores a las 7:30 de la mañana. Y trabajan ininterrumpidamente hasta las 15:30 de la tarde, cuando son trasladados a sus pertinentes centros penitenciarios.

El ministro de Justicia italiano, Alfonso Bonafede, ha insistido en que la intención del Gobierno es ampliar esta iniciativa a otras áreas del país para realizar un plan nacional que sea capaz de demostrar que el trabajo permite la reinserción en sociedad.

Francesco Basentiti, jefe del departamento de administraciones penitenciarias, ha anunciado que el proyecto ha sido aceptado con tanto éxito que algunos países se han puesto en contacto con ellos para informarse sobre el proyecto.

Ver también: China envía a más de 60.000 soldados a plantar árboles