Durante un multitudinario sermón de un pastor evangelista, un hombre que supuestamente había muerto, se levantó de su ataúd en medio de la muchedumbre que enloqueció al presenciar la insólita escena

 

El resucitador de muertos se llama Alph Lukau y es pastor evangelista. Y ya era bastante conocido dentro de su comunidad por llevar a cabo rituales de vudú. El vudú y la creencia al ‘no muerto’ sigue suscitando un gran fervor entre el pueblo africano, pues ha sido el máximo exponente religioso durante siglos.

Pero a pesar de la ferviente creencia religiosa de sus gentes, la ‘performance’ del fundador de la Iglesia Alleluia Ministres International ha desencadenado el enfado de quienes han visto el vídeo a través de las redes y los medios de comunicación.

El porqué es evidente, ya que el supuesto fallecido parpadea en varias ocasiones y se hace evidente que está respirando, mientras el pastor apenas mueve un dedo para realizar el apócrifo milagro. La esperada resurrección sucede cuando el pastor posa sus manos sobre el cuerpo del protagonista.

La comisión para la Promoción y Protección de los Derechos Culturales, Religiosos y Lingüísticos de las Comunidades y el Gobierno han manifestado su intranquilidad por la inexistente legislación que regule estas estafas piadosas. El presidente, Cyril Ramaphosa, expresó su opinión declarando que lo que estos señores estaban llevando a cabo era una completa estafa.

La funeraria contratada para el lamentable acto se ha desbancado de las acusaciones alegando su desvinculación con los responsables del suceso. Las redes sociales expresaron su agitación entre burlas con el hashtag #ResurrectionChallenge, que en pocas horas viralizó internet y los medios de comunicación de todo el mundo.

A pesar de que en África este tipo de resurrecciones son usuales y están muy normalizadas en su sociedad, algunos países como Ruanda pusieron en vigor duras leyes para acabar con esta antigua costumbre y salvaguardar la dignidad y la integridad de sus ciudadanos. Pero hay costumbres imposibles de abolir.

El viral vídeo ha provocado la inevitable demanda del obispo sudafricano Elly Mogodiri al peculiar pastor.  Se le acusa de manipulación, fraude y crimen organizado. Por lo que se enfrenta a penas muy graves. Según ‘Televisa’, se ha abierto una cuestión respecto a la urgencia de regular la industria que han fundado las iglesias evangélicas y cristianas.

A la suma de la denuncia del obispo de Sudáfrica, se le suman las denuncias de tres funerarias que fueron contratadas para el evento, que le acusan de atentado al honor y le exigen una indemnización por daños y prejuicios. Mientras se suman las denuncias y las críticas, el pastor ha desaparecido.

Y las redes y el challenge del momento siguen incendiando internet. Quizás sería el momento de que las Naciones Unidas tomaran el timón sobre este asunto para tratar de acabar con algo muy extendido que daña a las religiones, juega con los sentimientos de las personas y juega con lo más sagrado que tenemos, que es la espiritualidad.

Ver también: Víctimas de Internet: El ‘Hulk Ruso’ arrepentido ahora de sus cambios