Los gorilas se encuentran entre las especies en peligro de extinción más extremas, por ello que se debe continuar con el deber de conservación de esta especie

La Unión internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) dice que todavía quedan esperanzas para el Gorila Beringei. Lo que significa que la especie ha avanzado progresivamente, gracias al empeño de los conservacionistas en todas las fronteras de los países por los que transitan los gorilas.

Esto ha ido comprometiendo a los habitantes a tener una línea de margen con los gorilas. Esta especie ha ido en ascenso de 620 en 1.989 a hoy en día que conforman un total de 1.004 individuos.

 

La científica Tara Stoinski, presidenta del ‘Dian Fossey Gorilla Fund’ y miembro del grupo investigador en primates de UICN dijo: “En el contexto de poblaciones de vida silvestre en todo el mundo, este es un éxito de conservación notable y ha sucedido en países recientemente devastados por la guerra y con pocos recursos”.

Al igual que Tara, la directora del Programa Internacional para la conservación de Gorilas Anna Behm, exclamó: “Hemos progresado en cuanto a su protección y en permitir un ambiente donde los gorilas puedan continuar prosperando. Pero es importante tener en cuenta que el número de gorilas de montaña podría  disminuir drásticamente si no se continúa trabajando”.

Estas dos poblaciones de gorilas están situados en áreas de parques nacionales.

Los gorilas viven en grupos que están conformados por un macho plateado dominante, tres hembras adultas y 3-4 crías. La tarea principal de un lomo plateado es brindar protección a su grupo y no al territorio en que habitan. La caza, la guerra, las enfermedades y la gran destrucción de su hábitat natural, han ido mermando notoriamente la población de gorilas.

El turismo es de gran ayuda, pues los allegados pagan hasta 1.500 dólares la hora por observar a estos animales. La recaudación que se recoge va destinada a los guardaparques. Russ Mittermeier director de conservación de Global Wildlife Conservation dijo:

“El ecoturismo de los primates, bien hecho, puede ser una fuerza realmente importante para financiar la conservación. Le da a los gobiernos locales y comunidades un incentivo económico tangible para proteger estos hábitats y especies”.

Ver también: Un profesor de tan sólo 12 años que da clases a otro niños pobres

Suscríbete a nuestro Canal de YouTube