Un avión A-380 de la compañía Emirates procedente de Dubái ha sido puesto en cuarentena durante varias horas tras su aterrizaje en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York después de que un centenar de los 500 pasajeros a bordo presentaran síntomas de fuerte malestar.

Según confirmó la compañía a través de un comunicado facilitado a la cadena ABC, dos de ellos sufrían fiebres “extremadamente altas” y alrededor de 100 “no paraban de toser”. Finalmente, han sido 10 (tres pasajeros y siete miembros de la tripulación) los que han tenido que ser trasladados al hospital.

El vuelo 203 de la compañía emiratí aterrizó con “varios pasajeros enfermos”, tal y como ha confirmado la Autoridad de Puertos y Aeropuertos de Nueva York y Nueva Jersey en un comunicado. “El avión ha sido trasladado a una zona alejada de la terminal para que el personal médico de los centros de control de enfermedades infecciosas (CDC) de Estados Unidos pudieran desembarcar a los pasajeros y evaluar la situación, así como ofrecer asistencia inmediata”, ha explicado. La autoridad no ha ofrecido más información y ha asegurado que los CDC informarán cuando haya más datos.

Uno de los pasajeros a bordo del avión, Larry Coben, ha explicado a través de su perfil de Twitter cómo muchos de los viajeros han podido desembarcar y que están “de camino a casa”. Una hora antes, la compañía informó a través de su cuenta de Twitter que 10 pasajeros enfermos estaban siendo atendidos por los equipos de emergencia y que el resto podría desembarcar “pronto”.

Según el citado testigo, el personal de los CDC trasladados a la terminal ha solicitado a todos los pasajeros que rellenaran un formulario especificando su estado de salud. Asimismo, destaca que el personal de este organismo no iba equipado con máscaras protectoras, pero sí los trabajadores de control de aduanas.

Fuente: El Confidencial Imagen de Portada: Código Oculto