Son muchas las personas que han perdido la confianza en las diversas ONG que continuamente nos bombardean con publicidad sensacionalista. Muchos opinan que no reflejan la realidad en ninguno de los aspectos. Y una nueva organización no gubernamental que está a punto de inaugurarse, pretende desbancarse de las demás ofreciendo total transparencia en sus gestiones para demostrar que un sistema de ayuda honesto y real es posible.

Millones de personas colaboran con organizaciones de todo el mundo, realizando aportaciones con el fin de contribuir, de algún modo, y con el propósito de mejorar la vida de personas que se encuentran en situaciones altamente críticas. No obstante, desde hace algún tiempo, la sociedad ha ido perdiendo la confianza en estas organizaciones. Y esto se debe a la mala gestión de dichas ONG.

La falta de información sobre los fondos sociales que reciben y de cómo se distribuyen dichos fondos, junto con las noticias que filtran los medios de comunicación independientes y la prensa libre, han minado la confianza de la gente, sobre todo la de los socios activos. Los anuncios publicitarios de las ONG son cada vez más agresivos, rozando lo desesperante en algunos de los casos, jugando con la sensibilidad de las personas que los ven. Pero estas campañas de marketing manipulan la realidad.

Algunas de las noticias filtradas a los medios sobre desvíos de fondos privados han sido todo un escándalo, aunque la gran mayoría siguen pasando desapercibidas. Pero ha sido suficiente para despertar la curiosidad de muchos que quieren saber qué está pasando realmente con dichas organizaciones y dónde va a parar cada céntimo que perciben. Y la poca transparencia de estas operaciones ha ido poco a poco calando en la sociedad actual, que desconfía en su gran mayoría de su honestidad.

Entre el 30% y el 90% de los fondos destinados a las grandes ONG se pierde por el camino. Son miles de organizaciones de este tipo que existen a lo largo y ancho del globo terráqueo, pero las más grandes ONG están presuntamente desviando parte de estos fondos a otros asuntos. Asuntos no esclarecidos en ninguno de los casos y desvíos de fondos que en algunos casos afecta a casi la totalidad de la donación, dejando tan sólo un 1% del total para su propósito.

El director de la editorial “África Fundación Sur”, Lázaro Bustince Sola, ha contado en primera persona algunas de sus vivencias en Uganda, donde vivió nada más y nada menos que 35 años. Lázaro ha visto el verdadero funcionamiento de los gobiernos que reciben estos fondos para fines específicos y asegura que en África, el desvío de fondos es frecuente y vergonzoso. También ha comprobado cómo funcionan las grandes organizaciones no gubernamentales pertenecientes a la ONU.

Hay tres tipos de grupos, según Lázaro Bustince, dentro del conjunto de ONG. Está la Iglesia Católica, cuyo director de UNICEF recibe un salario de 1.200.000 dólares al año (además de disfrutar de un lujoso Rolls Royce). Sin embargo, sólo el 14% de cada dólar donado llega a su destino. Después están las independientes como Cruz Roja, OXFAM o Médicos del Mundo, que disponen de grandes fondos y realizan obras sociales de las cuales no ofrecen información detallada de la gestión, y luego están las organizaciones minoristas, quienes por normal general, si gestionan las donaciones correctamente.


Lázaro ha sido testigo de lujosas conferencias en hoteles de cinco estrellas durante una semana donde se citaban funcionarios y altos cargos de estas ONG junto con políticos y poderosos empresarios. También ha sido testigo de la desconformidad del pueblo de Uganda o de cómo ciertas organizaciones traen a sus propios funcionarios procedentes de sus países de origen y han vivido a pleno cuerpo de rey en zonas de conflicto o de pobreza, como si aquello no fuera con ellos.

En definitiva se podría decir que los líderes de estos grupos sociales se estarían quedando un 50% del dinero que perciben para pagar sus salarios, sus gestiones y sus viajes (entre otras cosas), viviendo un estilo de vida por encima de lo que oficialmente les corresponde. Como Marc J. Evans, presidente de Cruz Roja Americana, quien percibe un salario de casi 700.000 dólares al año, además de muchos privilegios, chalets de alto standing y coches de lujo a su disposición.

Y nuestros colegas, el medio de comunicación “El Décimo Hombre”, ha tomado una iniciativa arriesgada pero ejemplar. Iniciativa que queremos compartir con nuestros lectores. El proyecto XCAD quiere llevar a cabo un sistema de ayuda internacional totalmente transparente y honesto. Un plan de ayuda coherente y fehaciente. Algo que no será nada fácil porque la élite siempre está en guardia. Pero como las buenas intenciones son las que mueven el mundo, nosotros aportamos nuestro granito de arena con este artículo y deseamos a nuestros compañeros mucha suerte.

Para saber más sobre esta nueva ONG, mira el siguiente vídeo. Y si te ha gustado nuestro artículo, danos un Me Gusta y comenta tu opinión.

Miguel Á Fuentes