La gruta de Son Doong está situada en el Parque Nacional Phong Nha-Ke Bang, en el centro de Vietnam. Descubierta en 1991 no sería hasta el año 2009 cuando un grupo de arqueólogos lograron adentrase en la cavidad cubierta completamente de vegetación.

Es la única cueva con selva y río subterráneo que existe.

Fue formada hace más de 2 millones de años a partir de un derrumbe causado por un río de montaña. Tiene 5 kilómetros de largo y tramos de hasta 200 metros de altura y 150 metros de ancho. Además contiene las estalagmitas más altas conocidas del mundo, de hasta 70 metros.

Su acceso está muy restringido y la regulación sobre las entradas de la cueva es muy estricta, solo aproximadamente 2000 visitantes han puesto pie en esta cueva, y aún menos lo han filmado.

Un equipo ruso de viajeros pasó un año entero solicitando permisos para explorarla. Finalmente se aprobó su entrada y gracias a ello lograron captar imágenes a través de drones donde se puede apreciar la belleza sin igual de Son Doong.
Ernest Rudyak, miembro del equipo, señala en su diario de vídeo: “Aquí es todo pacífico, te sientes completamente desapegado y libre. Esto es lo que llamas un reinicio. Es un santuario, un mundo perdido debajo de la superficie, un ecosistema único”.

También el fotógrafo Ryan Deboodt grabó con un dron y con ayuda de cámaras profesionales un video de seis minutos con impresionante imágenes de la cueva.

La empresa Oxalis ofrece una exclusiva excursión de cuatro días de duración que incluye adentrarse en la cueva, cruzar el parque y degustar comida tradicional por un precio de 2.700 euros.