Nadie puede decir todas las playas son iguales, pues son muchas las que, en un ataque de rebeldía, rompen los esquema de la típica extensión de arena blanca o amarilla. En diversas partes del mundo existen playas con características específicas que las convierten en un destino turístico único, bien sea por la calidad de sus aguas, el color de su arena, o por estar particularmente situadas.

1. Playa Escondida, México

En las Islas Marietas, archipiélago deshabitado de México, se encuentra oculta una pequeña playa, que aunque puede verse por un gran agujero, no es tan fácil de acceder, ya que amerita nadar por un túnel.

2. Glass Beach, California

Si dudarlo es el vertedero más hermoso del mundo, está situado dentro del Parque estatal MacKerricher. En un prioicipio las personas arrojaba basura en esta área costera, no obstante en 1967, se disposo su recuperación necesitándose años de programas de limpieza, y la inigualable ayuda de las olas, que limpiaban la playa, dejando solo el vidrio y la cerámica. En la actualidad, se ven ambos materiales erosionados por el oleaje que limó sus bordes para formar una hermosa arena de colores.

3. Shell Beach, Australia

En el mundo únicamente hay dos playas formadas completamente por conchas, una de ellas está en el deshabitado estado australiano de Western Australia. Más 60 kilómetros, de conchas que reflejan el sol haciendo bastante difícil poder disfrutar sin gafas de este cementerio de fósiles; puesto que los restos situados en la orilla provienen de una caracola denominada Cardiid, que habita ahí hace miles de años.

4. Playa de Vaadhoo, Islas Maldivas

Un peculiar efecto de la naturaleza tiene lugar en esta playa de las Islas Galápagos, pues unos organismos microscópicos denominadas “fitoplancton bioluminiscente” convierten sus aguas en un reflejo del cielo nocturno. Estos forman parte de una marea roja, que colorea el agua de un color rojizo, pero durante la noche, reaccionan a las modificaciones de la tensión del agua y la acidez irradiando luz, logrando que los pasos dados en la arena empapada dejen huellas brillantes